SEGUINOS

Carta Pastoral

Monseñor Martínez: “No amemos de palabra, sino con obras”

Luego del Jubileo extraordinario de la Misericordia, el Papa Francisco propuso como signo concreto de esa experiencia de gracia, celebrar en toda la Iglesia, en este domingo, la Jornada mundial de los pobres. Es una Jornada que debe ayudarnos a reflexionar cómo la pobreza está en el corazón del Evangelio y a entender esta opción preferencial como una genuina forma de nueva evangelización, con la que se renueva el rostro de la Iglesia en su acción perenne de conversión pastoral, para ser testimonio de la misericordia.

El lema de este año es «no amemos de palabra sino con obras». En el mensaje del Papa se nos recuerda que no debemos pensar en los pobres sólo «como los destinatarios de una buena obra de voluntariado para hacer una vez a la semana, y menos aún de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia. Estas experiencias, aunque son válidas y útiles para sensibilizarnos acerca de las necesidades de muchos hermanos y de las injusticias que a menudo las provocan, deberían introducirnos a un verdadero encuentro con los pobres y dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida. En efecto, la oración, el camino del discipulado y la conversión encuentran en la caridad, que se transforma en compartir, la prueba de su autenticidad evangélica. Y esta forma de vida produce alegría y serenidad espiritual, porque se toca con la mano la carne de Cristo. Si realmente queremos encontrar a Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo en el cuerpo llagado de los pobres, como confirmación de la comunión sacramental recibida en la Eucaristía. El Cuerpo de Cristo, partido en la sagrada liturgia, se deja encontrar por la caridad compartida en los rostros y en las personas de los hermanos y hermanas más débiles» (Mensaje del Papa Francisco para la I jornada mundial de los pobres).

Para los discípulos de Cristo, la pobreza es ante todo vocación para seguir a Jesús pobre. Es un caminar detrás de él y con él, un camino que lleva a la felicidad del reino de los cielos. Siguiendo estas huellas del Señor, los santos Mártires, Alonso, Roque y Juan a quienes hoy queremos recordar especialmente, y tantos otros testigos, con la potencia de su amor y la fuerza de su fe sembraron la semilla de la Buena Nueva de la salvación en nuestras tierras. Este domingo, es especialmente significativo para nosotros ya que, como cada año, el tercer fin de semana de noviembre realizamos la Peregrinación a nuestro centro de espiritualidad en Loreto. En Loreto alimentamos nuestro ánimo en la memoria, pero también los sufrimientos, martirios y vitalidad de estos testigos del pasado. Ellos nos fortalecen en la esperanza para sobrellevar las dificultades, persecuciones y luchas en este inicio de siglo. 

De diferentes maneras se movilizarán desde las Parroquias, comunidades, escuelas, en colectivos, autos… Muchos, sobre todo los jóvenes, peregrinarán caminando o en bicicleta, desde tres lugares que responden a las zonas o decanatos. Desde Jardín América, Alem y Posadas. La Misa principal la concelebraremos a las 9 horas con todos los sacerdotes y diáconos de la Diócesis, junto a nuestras consagradas y el pueblo de Dios. 

La peregrinación tiene un valor importante en nuestra religiosidad y espiritualidad, el documento de Aparecida destaca la peregrinación como expresión del Pueblo de Dios en camino. «Allí, el creyente celebra el gozo de sentirse inmerso en medio de tantos hermanos, caminando juntos hacia Dios que los espera. Cristo mismo se hace peregrino, y camina resucitado entre los pobres. La decisión de partir hacia el Santuario ya es una confesión de fe, el caminar es un verdadero canto de esperanza, y la llegada es un encuentro de amor. La mirada del peregrino se deposita sobre una imagen que simboliza la ternura y la cercanía de Dios. El amor se detiene, contempla el misterio, lo disfruta en silencio. También se conmueve, derramando toda la carga de su dolor y de sus sueños. La súplica sincera, que fluye confiadamente, es la mejor expresión de un corazón que ha renunciado a la autosuficiencia, reconociendo que solo nada puede. Un breve instante condensa una viva experiencia espiritual. 

Allí, el peregrino vive la experiencia de un misterio que lo supera, no solo de la trascendencia de Dios, sino también de la Iglesia, que trasciende su familia y su barrio» (Aparecida 259-260). 

Mons. Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas