SEGUINOS

POLICIALES

Muerte de la estudiante: la Justicia maneja dos hipótesis

El Juzgado de Instrucción 3, a cargo de Fernando Verón, trata de establecer si la estudiante Natalia Suárez cayó desde el sexto piso en forma accidental o fue arrojada al vacío por el inquilino del lugar, Mario Rota (28), quien se encuentra detenido y se negó a declarar. Las primeras dudas surgieron precisamente del relato del joven cuando el viernes cerca de las 23 llegó al edificio y ayudó en la identificación de la víctima, a quien conocía de su paso por la carrera de Trabajo Social de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. El médico policial constató que joven presentaba lesiones ungueales (provocadas con las uñas) en los brazos, manos y también en la zona abdominal.

El muchacho dijo que esas heridas no las había notado pero que podría haberlas sufrido el jueves a la noche, cuando jugó un partido de fútbol. Esa posibilidad quedó descartada con el informe del médico policial, que constató que eran recientes e incluso una de ellas aún tenía restos de sangre.



Dentro del departamento los investigadores encontraron una de las puertas del placard dañada y con un cabello que ahora se intentará establecer si pertenece a la víctima. El otro joven que reside en el departamento aseguró ante la Justicia que ese placard no tenía ninguna rotura el día anterior cuando él viajó al interior de la provincia. Otro cabello se halló en la puerta de acceso al departamento.



Otro dato que resulta cuanto menos raro para los investigadores es que al salir de su trabajo en una tienda céntrica, cerca de las 21.00, Rota le dijo a un compañero que iba al cajero automático, pero terminó dirigiéndose hacia el departamento, donde se encontró con Natalia.



Ante la Policía, el viernes cerca de la medianoche, Rota habría dicho que él había bajado a comprar algo y al regresar al departamento advirtió que Natalia no estaba. Al aproximarse por el balcón advirtió que estaba tirada sobre la vereda, situación que le provocó temor y optó por salir del departamento e ir a comer y tomar algo con sus amigos. Esos jóvenes, que ya declararon, sostuvieron que en todo momento Rota se mantuvo tranquilo, habló de temas triviales y no hizo ningún comentario sobre la caída de la joven desde su departamento.



El viernes a las 21.30 Natalia Suárez cayó desde el sexto piso del edificio ubicado en la calle Colón y Entre Ríos, en pleno microcentro de Posadas. En un primer momento se creyó que fue un suicidio, pero en una de las manos de la chica se halló el control remoto del televisor y también tenía su teléfono celular.



Cuando la Policía todavía no había logrado establecer desde qué departamento había caído la joven estudiante, Rota apareció en el lugar y colaboró en la identificación. Las lesiones y algunas contradicciones en las que cayó luego hicieron que el juez Verón ordenara su detención y lo indagara por el delito de homicidio pese a que todavía no está claro cómo murió Suárez.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas