SEGUINOS

POSADAS

Mujeres misioneras víctimas de la Dictadura recibieron homenaje

Se realizó en la Sala de Prosa del Centro provincial de Convenciones, de Posadas, el acto de reconocimiento a un grupo de mujeres, madres de militantes políticos, detenidos y desaparecidos durante la última dictadura militar que los secuestro y torturó en la provincia. Germania Escobar, Maria Graciela Franzen, Felisa Bogado, Ana Peczak, Julia Riveros, Zulma Perié, Silvia Coutoune, Hilda Castellanos, Osvalda Toledo de Terenczuk, Juana Hidalgo, Josefa Beatriz de Olivera, Lourdes Langer de Hipler, Nilda Friedel, Norma Yanzat, Olga Araujo, Elvira Aidee “Mari” Acuña, Graciela Leyes, entre otras, recibieron un diploma de reconocimiento por su lucha.

Participaron la vicegobernadora Sandra Giménez y la mesa de mujeres funcionarias y legisladoras de la Renovación, junto a la Subsecretaria de Igualdad de Oportunidades del Ministerio de Derechos Humanos de la provincia.



Situaciones muy emotivas se vivieron, como cuando Germania Escobar, madre del ministro coordinador del gabinete provincial  “Pelito” Escobar y su hermano “Peloncho”, contestó a las preguntas que le formulara la vicegobernadora, o cuando Graciela Franzen recordara con emoción la solidaridad de tantos amigos, compañeros y familiares sostuvieran a su madre mientras ella estaba encarcelada en Devoto.  Fueron momentos muy tensos los que se vivieron en ese pequeño y amplio espacio a la vez, del Centro de Convenciones, donde Amelia Báez, subsecretaria de Derechos Humanos, recordó la lucha y la vivencia en esos años de oscuridad y tortura, cuando ellos como jóvenes idealistas buscaban conseguir “un gobierno más justo, mas fraterno y solidario, capaz de atender las necesidades del pueblo humilde”, y  que fueron brutalmente “reprimidos, secuestrados y desaparecidos”.



Como si las palabras no fueran suficientes, la periodista y actriz Numy Silva interpretó una pieza teatral y poética donde relata el dolor y el sufrimiento de una madre que espera saber la suerte de su hijo secuestrado, cerrando esta ceremonia donde las despedidas se alargaron y en el aire quedo flotando el agradecimiento “de tantas voces que fueron silenciadas y que sin embargo siguen y seguirán presente en la memoria colectiva del pueblo argentino y en especial en la provincia donde muchos misioneros dijeron y dicen: ¡Nunca más!”.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas