SEGUINOS

POSADAS

Natatorios deben avisar inicio de temporada

Treinta días antes de que inicien cada temporada veraniega, los responsables de los natatorios de Posadas deben avisar la fecha de comienzo de sus actividades a la Dirección municipal de Medio Ambiente Urbano. Tal lapso debe cumplirse a los efectos de realizar las inspecciones previas y obligatorias, así como, para presentar la documentación que acredite lo siguiente: Habilitación Comercial expedida por la dirección municipal de Comercio; Seguro de Responsabilidad Civil que cubra los accidentes que pudieran sufrir los usuarios; y contar con un guardavidas cada 100 bañistas.

El guardavidas deberá tener titulo reconocido y avalado por el Consejo General de Educación y la Escuela de Guardavidas de Misiones, ser mayor de 21 años de edad y tener aprobado el examen de aptitud anual determinado por la dirección municipal de Deportes.



Además, deben presentar un Libro de Novedades en el que figuren: nombre y DNI del responsable del natatorio; nombre, DNI, Carnet Sanitario, Titulo habilitante del guardavidas; Servicio de Emergencia y Urgencias Médicas. Este Libro estará foliado y será habilitado por la Dirección de Medio Ambiente Urbano antes del inicio de la temporada y en el se dejarán asentados todos los suceso, incidentes o accidentes que se presente en el natatorio.



Respecto a la “calidad del agua” del natatorio, éste deberá contar con un Libro de Control, foliado y rubricado antes del inicio de la temporada por la dirección municipal de Laboratorio de Bromatología. En el mismo se asentarán los controles que se realicen día a día en el agua del natatorio y sus parámetros físico-químicos deberán ajustarse a lo establecido en el Artículo 27 de la Ordenanza 1845/06.



Toda la documentación deberá estar disponible en el recito del natatorio cuando ésta sea requerida, puesto que los natatorios que no cumplan con lo establecido por la Ordenanza 1845/06 serán clausurados en forma preventiva, dando intervención al Tribunal de Faltas Municipal en turno.



Según explicó el director comunal de Medio Ambiente Urbano, Víctor Dieminger, el cumplimiento de las normas hacen a la salud y a la seguridad de quienes concurren al natatorio. Además, recordó que en la temporada anterior (2009/2010) se autorizó el funcionamiento de 34 piletas, aunque otros 9 natatorios fueron clausurados. De éstos: 5 debido a la mala calidad del agua por falta de tratamiento químico adecuado, analizada por el Laboratorio Municipal de Bromatología, 3 por observarse la ausencia de guardavidas en el momento de la inspección, y 1 por falta de habilitación.



Dieminger también señaló que sobre el río Paraná no existen balnearios habilitados, por lo que pidió responsabilidad a los vecinos y que eviten ingresar al agua en cualquier sector de la margen del río.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas