SEGUINOS

POSADAS

“Necesitamos perdonar y construir sobre el amor para hacer un mundo mejor”, dijo el obispo Martorell

En su reflexión del fin de semana, el obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, dijo que “amar a Cristo, y vivir ese amor cada día de nuestra vida, nos ayudará a construir un mundo mejor, en la paz, en la justicia, en el amor y el perdón. Necesitamos perdonar y construir (…) nuestro mundo de hoy tan lastimado por el dolor de las heridas causadas por la debilidad del hombre y las consecuencias del pecado original. Solo así seremos constructores de un mundo mejor, de una Patria de hermanos”.

“Toda la vida del hombre se construye en íntima relación con Dios y sin Dios nada puede hacer el hombre. Es que Dios desde siempre ha hecho alianza con el hombre y encontramos esta Alianza en la Escritura. La antigua Alianza a través de la Ley de Moisés y la nueva Alianza a través de Jesucristo, de su Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo y de su fe en él”, afirmó.


Martorell se preguntó: “¿de qué nos vale un conocimiento intelectual de Dios, decir yo conozco que Dios existe, si no vivimos adheridos a su persona por la fe, que debe penetrar toda la vida y llevar al hombre a hacer su Voluntad?”, se preguntó el prelado para luego destacar la necesidad de “vivir para Dios y obrar para Él”, dejar que “entre en el corazón y dejarlo obrar a Él en nosotros”.


El obispo explicó de esta manera las palabras de Jesús cuando advierte que “no todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos” y cuando desconoce a los que hacían milagros en su nombre. “Y esto -agrega- porque vivimos una fe vacía, que reconociendo a Jesús por la inteligencia, no lo dejamos entrar a nuestro corazón y lo manifestamos con nuestras obras…”


“Amar a Cristo con todo nuestro corazón y nuestra mente, y vivir ese amor cada día de nuestra vida, nos ayudará a construir un mundo mejor, en la paz, en la justicia, en el amor y el perdón. Necesitamos perdonar y construir sobre el amor de Jesucristo nuestro mundo de hoy tan lastimado por el dolor de las heridas causadas por la debilidad del hombre y las consecuencias del pecado original. Solo así seremos constructores de un mundo mejor, de una Patria de hermanos”, concluyó. (AICA)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas