SEGUINOS

POSADAS

“No construiremos la paz y el amor con el corazón alejado de Dios”

“Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los grandes y sabios
y se las has revelado a los sencillos” (Mt.13,25). En el centro de la liturgia de este domingo el obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, dice que “nos encontramos con este trozo del Evangelio de San Mateo (11, 25-30) que nos hace descubrir a Jesús y su Misterio, a sus relaciones con el Padre de los cielos. Y todo esto se los revela a las gentes “sencillas”, es decir a los más pequeños y humildes, despreciados por los más grandes y los más sabios de esta tierra: “Te doy gracias Señor y Padre del Cielo y de la Tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla (Ib.25)”.

XIV DOMINGO DURANTE EL AÑO



“Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los grandes y sabios
y se las has revelado a los sencillos” (Mt.13,25)



En el centro de la liturgia de hoy nos encontramos con este trozo del Evangelio de San Mateo (11, 25-30) que nos hace descubrir a Jesús y su Misterio, a sus relaciones con el Padre de los cielos. Y todo esto se los revela a las gentes “sencillas”, es decir a los más pequeños y humildes, despreciados por los más grandes y los más sabios de esta tierra: “Te doy gracias Señor y Padre del Cielo y de la Tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla (Ib.25).



Dios se revela a los sencillos, que como niños, se abren a Él con frescura de corazón y se niega a los soberbios, que satisfechos de su sabiduría humana se niegan a recurrir a Él. Los pequeños son los que sienten necesidad de Dios, porque saben que solos no pueden nada, y que lo necesitan, como un hijo niño necesita de su padre. Estos son los pequeños del evangelio que abren su corazón a Dios conscientes de su ignorancia. Son los que no ponen su corazón en la sabiduría del mundo ni encuentran en las cosas de la tierra la respuesta a todas las necesidades de su vida.



A éstos Jesús les da parte en el conocimiento del misterio de la relación inigualable que Él mantiene con Dios Padre y que el hombre no puede conocer, si Dios no se lo hace saber a través del Hijo y a quien el Hijo se lo quiera revelar: “nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Ib 27).



Este conocimiento revela que Jesús el Hijo hecho Carne, es igual al Padre, y aquí nos está revelando su naturaleza divina, afirmada con toda claridad. Es la revelación del conocimiento-amor, de lo que nos está hablando Jesucristo. Es esa intimidad de amor entre el Padre y el Hijo.



Así como los sabios de este mundo no conocen a Dios ni quieren conocerlo, los sencillos de corazón reciben de parte de Jesucristo esta revelación y manifestación de amor y conocimiento mutuo en la naturaleza divina.



Debemos considerar la respuesta y afirmación de Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo” (Mt.16,16); y es a ellos a los que como Pedro, son sencillos de corazón, a quienes se manifiesta el Señor y no sólo por sus palabras sino también por la luz de su Espíritu. Jesús no solamente les revela este misterio íntimo a los pobres y sencillos sino que -conocedor de todo el sufrimiento de estos en la tierra- los invita a ir hacia Él: “venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados porque yo los aliviaré” (Mt.11,28). El les da su corazón para que descansen y les regala el corazón del Padre, y toda la inmensidad de su amor de Dios. Y este y sólo éste será su mandato: “amaos los unos a los otros” con la medida de Cristo en la cruz. Al final de sus vidas no les preguntará sino por el “amor”. La inmensidad del amor del Padre y todo su cuidado por los más débiles y sufrientes se hacen presente una y otra vez en este pasaje del evangelio: ”Yo soy manso y humilde de corazón (venid a mí ) y hallaréis descanso para vuestras almas”. Jesús quiere llevar a todos a conocer el amor del Padre, su Misericordia, y la paz que irradia el corazón de quien está unido a Él y en Él al Padre de los cielos.



Zacarías en la primera lectura (9, 9-10) nos presenta la figura del Mesías, rey manso y humilde que no se impone con el poderío de los grandes de la tierra, que no hace justicia con la espada, sino que llevará a todas partes la paz. Enseñando a los hombres a comportarse con dulzura y humildad y según el Apóstol viviendo según el Espíritu y no la carne que nos revela todo lo contrario (Rom.8.9. 11-13). Este es el espíritu de Cristo, que invocándolo nos ayuda a superar los impulsos naturales que nos que alejan de esa realidad de la dulzura y el amor de Dios.



No hemos de construir la paz y el amor en este mundo con el corazón alejado de Dios, pues ese corazón está impulsado por la “soberbia” que nos conduce al sufrimiento del corazón, a la separación entre hermanos, a la discordia, y a la incapacidad de superar los verdaderos dolores del mundo, siendo incapaces de perdonar.



Pidamos a María, madre dolorosa que descansó en Jesús, que nos ayude a llegar hasta Él con nuestro corazón de hombre de fe.



Mons. Marcelo Raúl Martorell, obispo Puerto Iguazú



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas