SEGUINOS

POLICIALES

Nueve años de prisión para el joven que mató en un pool

Tras deliberar casi dos horas, el Tribunal Penal 2 de Posadas dio a conocer la sentencia. Aníbal Franco estuvo prófugo casi seis años y fue capturado en junio del año pasado por agentes de la División Homicidios. Había matado de un puntazo a otro hombre en un pool del barrio Prosol II, en octubre de 2003. Aníbal Franco, de 28 años, fue condenado este miércoles a nueve años de prisión por haber asesinado de una profunda estocada a Miguel Ángel Zalazar en un pool del barrio Prosol II, en Posadas. El hecho ocurrió en la madrugada del 10 de octubre de 2003 pero recién llegó a juicio porque el imputado estuvo prófugo casi seis años.

El fiscal Rolando Oliva había solicitado trece años de prisión para el imputado tras considerar que los testimonios eran concluyentes sobre la responsabilidad de Franco, quien negó haber sido el autor del mortal puntazo. Y agregó que el muchacho “llevó en forma clandestina el arma y reci{en lo sacó cuando acometió contra la víctima”.




Por su parte los codefensores Ricardo de la Cruz Rodríguez y Liliana Kukla, pidieron la absolución por el beneficio de la duda o, eventualmente el caso fuera encuadrado en un exceso en la legítima defensa.




Rodríguez destacó que Franco no sabía que era buscado por la Policía, ya que sus abogados en todo momento le dijeron que la causa ya había sido resuelta. “Nunca lo fueron a buscar a su domicilio y en todo este tiempo estuvo trabajando en su oficio de añbañil”, recordó.




El abogado dijo que el encuentro entre su cliente y la víctima fue casual y cuestionó algunos testimonios que señalaban al imputado como el autor de la lesión. “Bejarano estaba tan borracho como el resto de las personas que a esa hora jugaban al pool, así que difícilmente haya visto cuando fue herido Zalazar”. Además, cuestionó al Tribunal por considerar que “actuó con cierta parcialidad” durante la declaración de algunos de los testigos, tras lo cual pidió la absolución por el beneficio de la duda.




Por su parte Kukla señaló que si los jueces decidían condenar a Franco debían hacerlo por homicidio con exceso en la legítima defensa, ya que habría lesionado a Zalazar luego que éste se abalanzara sobre él en el marco de una pelea de borrachos en el pool.




El hecho ocurrió cerca de las 4.00 del 10 de octubre de 2003, cuando cerca de una decena de personas bebían y jugaban al pool en el local “Marisol”, en el Barrio Prosol II. Franco había llegado junto a su hermano “Pato” y a otro hombre apodado “El Gordo”, quien nunca pudo ser identificado por la Policía. El consumo excesivo de alcohol derivó en una pelea en la que Franco hirió en el pecho a Zalazar, quien falleció antes de ser atendido en el Hospital Madariaga.



Los camaristas Alfredo Escribano, Juan Enrique Calvo y Roque González deliberaron casi dos horas para dictar la sentencia de nueve años de prisión. Los defensores adelantaron que esperarán los fundamentos del fallo y luego acudirán en Casación.



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas