SEGUINOS

Obesidad, bulimia y anorexia ya son consideradas enfermedades

Por unanimidad, el Senado lo convirtió en ley. No se podrá usar la “extrema delgadez” como símbolo de belleza en las publicidades. Y se regularán las promociones de productos para bajar de peso y de los alimentos de bajas calorías.

Desde ayer -y tras casi nueve meses del primer debate sobre el tema-, los trastornos alimentarios como la obesidad, la bulimia y la anorexia serán considerados enfermedades y deberán ser incorporadas al Programa Médico Obligatorio, según establece la ley que aprobó el Senado. Según la norma, las obras sociales y las empresas de medicina prepaga tendrán obligación de incluir entre sus prestaciones “todos los tratamientos médicos necesarios, incluyendo nutricionales, psicológicos, clínicos, quirúrgicos, farmacológicos, y todas las prácticas médicas necesarias para la atención de las enfermedades”. La ley fue aprobada por unanimidad de los 54 senadores presentes, y bajo la atenta mirada del nutricionista Alberto Cormillot -uno de los impulsores, que ayer saltaba de alegría- y de la titular del INADI, María José Lubertino, quien recordó ante Clarín que en el “mapa de la discriminación” del país la obesidad está en 3º lugar, después de la pobreza y la xenofobia hacia los residentes bolivianos. El primer paso había sido el 27 de noviembre pasado, cuando el proyecto se aprobó en el Senado. El 4 de junio, Diputados le hizo reformas y lo mandó de vuelta, hasta que ayer se convirtió en ley en la Cámara alta. Apenas terminó la sesión llegó repartiendo sonrisas la actriz Andrea Politti, conductora del programa “Cuestión de peso”, otro de los pilares en que se asentó la movida por la ley. “Esto no sólo es un problema de salud, sino también de la educación -dijo en la sesión la senadora cordobesa Haydeé Giri, titular de la Comisión de Salud-, para que las personas afectadas tengan la oportunidad que hoy no tienen”. Entre sus artículos, la ley involucra a los ministerios de Eduación y de Desarrollo Social, y busca incorporar la educación alimentaria en el sistema educativo. Los senadores aceptaron la modificación que habían logrado los diputados de las provincias azucareras, en el sentido de que no se ponga al azúcar en una leyenda obligatoria en las promociones considerándola “perjudicial para la salud”. La obligación sólo se referirá a “alimentos con elevado contenido calórico y pobres en nutrientes”. Sin embargo, los senadores rechazaron las otras modificaciones de Diputados, que habían excluído a la bulimia y la anorexia del texto de la ley. Tampoco se obligará la Administración de Programas Especiales (APE) a hacerse cargo de los costos, como pidieron en la Cámara baja. El radical Alfredo Martínez aplaudió la ley porque “antes se trataba la obesidad como tema meramente estético, y en verdad es una enfermedad”. Y se congratuló de que se obligará a que los anuncios publicitarios y los diseñadores de moda no utilicen la extrema delgadez como símbolo de salud y belleza. También se prohíbe la publicación o difusión en medios de comunicación de dietas o métodos de adelgazar que no tengan el aval de un médico o nutricionista. Senadores de todas las provincias y todos los partidos se sumaron a la iniciativa. Entre otros, el cordobés Carlos Rossi (“estamos abordando un tema de alta importancia social”), la santiagueña Ana María Corradi (quien mencionó a las ONG y programas como Cuestión de peso, que “ayudaron a crear conciencia”), y la tucumana Delia Pinchetti, quien puso el acento en que se busca mejorar la salud de la población.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas