SEGUINOS

POSADAS

Obispo Martínez insta a poner a Jesucristo “en el centro de nuestra vida personal y social”

Bajo el título “La esperanza y compromiso” el obispo de Posadas, Juan Rubén Martinez, expresa en su homilía dominical que “la liturgia de este domingo (Lc. 2,22-40) nos propone celebrar la “presentación de Jesús en el templo”, donde María y José cumplen con la ley de Moisés: “llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley del Señor…” (22-23a).

la esperanza y compromiso
Homilía monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas 
para el 4º  domingo durante el año
(2 de febrero 2014)
Nos vamos introduciendo en este año 2014 con la disposición de la Esperanza que  es la virtud que nos sostiene para asumir con alegría lo buenos momentos de la vida, así como aquellos que son difíciles y están  marcados por el sufrimiento y el dolor. Nuestra esperanza no está fundada solo en nuestras propias fuerzas, sino sobre todo en la persona de Jesucristo, el Señor de la Historia y en la certeza de nuestra fe en “Él” que murió y “resucitó” para regalarnos la nueva vida que nos hace hijos e hijas de Dios.
La liturgia de este domingo (Lc. 2,22-40) nos propone celebrar la “presentación de Jesús en el templo”, donde María y José cumplen con la ley de Moisés: “llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en  la Ley del Señor…” (22-23a). 
Es de señalar la bendición de Simeón a quién el Espíritu Santo le había revelado que no moriría sin antes ver a Cristo. Simeón toma al niño en sus brazos y bendijo al niño: “ahora Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz, porque han visto mis ojos tu salvación, lo que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.”(vs. 29-32). Es importante que en el inicio del año nos dispongamos a ponerlo a Jesucristo, en el centro de nuestra vida personal y social, para que desde “Él” vivamos la cotidianidad, un estilo de vida y nuestra dimensión discipular y misionera.
Al iniciar el año, ponemos en las manos de Dios nuestras preocupaciones, problemas pastorales no resueltos, limitaciones personales o de nuestras comunidades, para que nos acompañe con su gracia. También queremos señalar algunos signos de esperanza en la tarea  evangelizadora de nuestra Diócesis,  con la creación de dos nuevas parroquias, y reacomodamiento de tareas buscando mejorar nuestras respuestas Pastorales.
La creación de la Parroquia “Exaltación de la Cruz” en Jardín América tomando todas la capillas que van desde Ruta 12 hacia el Río Paraná, excepto el Municipio de Irigoyen que forma parte de la vicaría Santa Elena, que pertenece a la Parroquia Cristo Redentor”. También constituiremos la Parroquia Santa Rita en Posadas. En esta como ya funcionaba como vice-parroquia, sólo será darle la entidad canónica que le corresponde. Todos sabemos que Santa Rita está en barrios muy poblados de la ciudad, y que es un centro de espiritualidad importante de la Diócesis.
Con alegría queremos contar que el padre Sebastián Escalante que era vicario de la Parroquia Jesús Misericordioso, de Itaembé-Miní y colaboraba en el Instituto Montoya, y hace algunos días ya está viviendo en Roma donde por dos años estudiará una licenciatura en Teología Dogmática. Durante febrero estarán de regreso  de Roma, los  padres Alonso Freiberger y Gervasio Silva. El Padre Alonso viene como Licenciado en Teología Moral y el Padre Gervasio como Licenciado en Teología Dogmática. Todo esto es un bien para la evangelización de nuestra Diócesis y un aporte a la consolidación de nuestras organizaciones evangelizadoras. También asumirán los nuevos Párrocos en las  distintas parroquias de la diócesis  y vicarios. Por todos ellos pedimos al Espíritu Santo que nos acompañe en  nuestra misión.
Finalmente quiero citar un texto del documento de Aparecida que es oportuno para nuestra reflexión: “la renovación de las parroquias, al inicio del tercer milenios, exige reformular sus estructuras para que sea una red de comunidades y grupos capaces de articularse logrando que sus miembros se sientan y sean realmente discípulos y misioneros en comunión. Debemos retomar con alegría el proceso de la reforma  y conversión de nuestras parroquias. Cada parroquia ha de renovarse  en orden a  aprovechar  la totalidad de sus posibilidades pastorales para llegar efectivamente a cuantos les están encomendados” (DA 27-38).
El Evangelio de este domingo nos pide que vivamos nuestro compromiso Cristiano, estilo de vida y dimensión misionera con mayor radicalidad y donación.
Les envío un saludo cercano y hasta el Próximo Domingo!
Mons. Juan Rubén Martínez, Obispo de Posadas.-  
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas