SEGUINOS

POSADAS

Obispo Martorell: la sabiduría es un tesoro escondido, muchos lo tienen cerca pero no lo descubren

En su carta pastoral, el obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, expresa que la liturgia de hoy “nos introduce en el tema de la Sabiduría que procede de Dios y se hace carne en nuestros corazones. En la primera lectura nos encontramos con la hermosa oración de Salomón, Rey de Israel (1 Re. 3,5-12), que tras la invitación que le hace Dios para que le pida lo que quisiera, Salomón le pide “un corazón comprensivo para gobernar, capaz de discernir el bien del mal y así gobernar bien. En definitiva, Salomón pedía a Dios “Sabiduría para gobernar a su Pueblo” y esto agradó al Señor. Esta lectura nos enseña que la verdadera sabiduría procede de Dios y que sólo Él puede concederla”.

“DANOS, OH SEÑOR, UN CORAZÓN COMPRENSIVO … PARA DISCERNIR ENTRE EL BIEN Y EL MAL” (Sab. 3, 9)



La liturgia de hoy nos introduce en el tema de la Sabiduría que procede de Dios y se hace carne en nuestros corazones. En la primera lectura nos encontramos con la hermosa oración de Salomón, Rey de Israel (1 Re. 3,5-12), que tras la invitación que le hace Dios para que le pida lo que quisiera, Salomón le pide “un corazón comprensivo para gobernar, capaz de discernir el bien del mal y así gobernar bien. En definitiva, Salomón pedía a Dios “Sabiduría para gobernar a su Pueblo” y esto agradó al Señor. Esta lectura nos enseña que la verdadera sabiduría procede de Dios y que sólo Él puede concederla.



Jesús, la Sabiduría hecha Carne, en la lectura de hoy compara al Reino de los Cielos “con un tesoro escondido en el campo” (Mt. 13, 44-52). Podríamos decir de entrada que este “tesoro” es la sabiduría. Jesús quiere enseñarnos que para conquistar el Reino de los Cielos es necesario poseer la sabiduría que procede de Dios. Y nos dice que quien encuentra este tesoro, lleno de alegría, va compra el campo y lo vuelve a esconder. El Reino se parece también a un comerciante de “perlas finas” que al encontrar una de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra. (Ib. 45).



En los dos casos hay quien encuentra un “tesoro”. En el primer caso el tesoro es encontrado por casualidad; en el segundo es buscado, pues se trata de un pescador de perlas finas. Pero el “tesoro” será siempre el mismo: “la Sabiduría”, “el Reino de los Cielos”, “el Evangelio”, “la Gracia”, “la Amistad con Dios”. Este “tesoro escondido” está en el mundo por virtud de la Creación y de la Redención, muchos lo tienen cerca pero no lo descubren. Esto nos lleva a recordar a San Agustín cuando decía: “¡oh dulce hermosura, tan lejos que te buscaba y tan cerca que te tenía!”. Para descubrir este tesoro hace falta abrir el corazón a Dios, dejarlo entrar y que Él nos muestre su belleza, para que con su gracia podamos poseerlo. Hay quienes lo han descubierto por virtud de la gracia y del amor de Dios, pero lo descuidan dejándose seducir por el mundo y las satisfacciones de la vida terrena, por sus gozos y sus riquezas.



Solamente quien tenga el corazón dócil y comprensivo, como pedía Salomón, podrá discernir el mal del bien, lo eterno de lo transitorio, lo que es aparente de lo que es sustancial y descubriendo esto podrá decidirse por el Reino, venderá todo lo que tiene para alcanzar lo que promete Jesús: “la vida del reino”. Y esto no se alcanza sin la “Sabiduría que procede de Dios”. Jesús nos pide “todo” pero también nos promete “todo”: la Vida Eterna.



El Reino –en la enseñanza de Jesús- se parece también a una “red llena de peces” (Ib. 47-48) que al término de la pesca son seleccionados: los buenos se separan de los malos. Para hacer esta selección al final de la pesca, es necesario poseer la “sabiduría” para discernir el valor de los peces. Como en los otros casos, esta es una comparación con los bienes del cielo, hace falta sabiduría divina. ¿Entendéis esto?, pregunta Jesús. El libro del Apocalipsis hacia el final de la Revelación dice: “Yo estoy a la puerta y llamo, quien quiera abrirme, Yo entraré en él, y hablaremos de nuestras cosas, y seré su amigo”. Jesús nos lleva a la comprensión de las cosas de la Vida Eterna y el diálogo con Él nos lleva a comprender y elegir entre lo pasajero y lo temporal, entre lo eterno y lo divino.



Todo el que conoce la Palabra de Dios y es discípulo de Cristo se asemeja a un padre de familia que va “sacando del arca lo nuevo y lo antiguo” (Ib 52). Esto es, ya sea del Antiguo Testamento –lo viejo-; ya sea del Nuevo Testamento –lo nuevo- puede encontrar el mensaje de sabiduría para la vida. Y así fascinados, por el Reino de los Cielos, tenemos que abrirnos a la gracia de Dios para conseguir ese tesoro. Para que este encuentro con el Reino se dé, es necesario renunciar a las fascinaciones del mundo temporal y no tener miedo a las adversidades que puedan venir. Sólo con la gracia de Dios podremos comprender que lo que cuenta no es la felicidad terrena, sino la eterna, y podremos llegar al convencimiento –finalmente- que “el amor a Dios es lo único que cuenta”.



Pidamos a María la Virgen, en quien la Eterna Sabiduría se hizo carne, que nos ayude a poseerla, para poseer la eternidad.



  
+ Marcelo Raúl Martorell
Obispo de Puerto Iguazú

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas