SEGUINOS

POSADAS

Obras sociales: “hasta llegamos a sugerir a afiliados que vayan al Hospital”

El secretario general del Centro de Empleados de Comercio y titular de la Obra Social de Empleados de Comercio y Actividades Civiles (Osecac) Héctor Gómez, dijo que “la calidad y la alta complejidad que hoy ofrece el Hospital Escuela Ramón Madariaga hace que muchas veces hasta aconsejemos al afiliado que recurra allí para su atención”. En especial cuando se presentan inconvenientes en el sistema privado o la complejidad de la atención demandada los supera. Gómez admitía así lo advertido en los registros del nuevo Hospital, que cada vez un mayor número de personas con cobertura social se atiende en el sistema estatal de salud. Tanto en el nuevo Hospital Madariaga como en el Hospital de Pediatría.

Precisamente Seis Páginas había dado cuenta de esta realidad, junto a las quejas reiteradas de las personas por deficiencias observadas en las obras sociales. Una cuestión que fue motivo de intenso debate en Canal 6 y que luego habría de reflejarse en el Semanario, en su edición número 50.



“Lo que sucede es que recién ahora los sueldos se han actualizado y, con ellos, el aporte a la obra social” destacó el dirigente dando cuenta que Osecac tiene 2,5 millones de adherentes en todo el país y 30 mil en toda la provincia. Comentó que a nivel provincial tienen un “amplio listado de prestadores”, profesionales contratados en consultorios externos así como con dos sanatorios para prestaciones de segundo y tercer nivel de complejidad.



Consideró que la infraestructura disponible es apta y está en condiciones de responder a la demanda de los afiliados pero es el problema económico el que conspira contra una mejor prestación asistencial. “Hoy tenemos déficit para las atenciones de alta complejidad y muchas veces no se cuenta con centros de atención especializados obligando a traslados a Corrientes o Buenos Aires”, dijo. Los traslados están cubiertos no sólo para el paciente sino también para el acompañante al que se le reconocen inclusive los gastos de hotelería.



Observó que “no faltan médicos; al contrario, sobran si los relacionamos con la cantidad de habitantes. Lo que sucede es que se tiene que mejorar la redistribución de los recursos humanos, pero a partir de una mejor distribución de los aportes de los afiliados”.



Recordó que en el caso de Comercio el aporte para la obra social se hace a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), que redistribuye incluyendo a la Superintendencia de Seguros de Salud de la Nación a la que se destina un 20%. Consideró que también esta decisión fue “traumática” porque el 80% va a la obra social en forma tal que recién a los tres meses el afiliado realiza la opción por la obra social.



En ese marco de complejidad dijo que suelen aconsejar la recurrencia del adherente al Hospital Madariaga que “tiene calidad de atención y alta complejidad, inclusive porque después se hace la auditoría en terreno”. Confirmó en que, por ser un centro de auto gestión cobra las prestaciones a la obra social y aunque es más accesible que la de los sanatorios privados, Gómez hizo notar que “acá lo que interesa no es le pago sino la calidad de atención porque lo que nos preocupa es la salud del empleado de comercio”.



 



 



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas