SEGUINOS

POLICIALES

Once años de prisión por matar de una puñalada en un bar rural

Un trabajador rural del paraje El Bonito, en Santo Pipó, fue condenado a once años de prisión por haber matado de una puñalada en el pecho a un joven. El hecho ocurrió el 21 de marzo del año pasado en un bar de esa zona rural. El juicio oral y público se realizó en el Tribunal Penal 1 de Posadas y la fiscal Liliana Picazo pidió una pena de catorce años de cárcel para Rosendo Ibarra (28), mientras que el defensor particular Roberto Figueroa Coregliano pidió que el caso fuera encuadrado en un homicidio en riña o que eventualmente se le aplicara la pena mínima establecida para el homicidio simple, es decir ocho años.

Ibarra fue detenido horas después que le asestara a Luis Ángel Martínez (23) un feroz puntazo en inmediaciones del bar El Acuario, donde ambos habían ido a beber y jugar al pool con otros parroquianos.



Según se pudo reconstruir, el imputado llegó ya con intenciones de pelear y armado con un enorme puñal. Cerca de las 23.00, Martínez se dirigió hacia la parte posterior del local para orinar y fue seguido por Ibarra. Los testigos coincidieron en señalar que se escuchó el grito de la víctima y sólo alcanzaron a ver cuando el imputado escapaba con el cuchillo en la mano y la víctima se desplomaba, ya sin vida.



“El que mata corre y el o los testigos se quedan porque nada tienen para esconder”, sostuvo en su alegato la fiscal Picazo. Y agregó que “la intención de matar estuvo en la mente y en la mano de Ibarra”, a quien consideró un hombre agresivo. Es por eso que pidió una pena de catorce años de cárcel.



Por su parte, el abogado Figueroa Caregliano, sostuvo que es común que en las zonas rurales la gente ande armada y consideró que “hubo una maniobra de todos para cargarle a mi defendido la muerte de Martínez. Los testimonios son todos calcados”, dijo.



Y agregó que el homicidio se produjo durante una riña en la que intervino una tercera persona que nunca fue mencionada por los testigos y tampoco identificada por la Policía.



En la primera jornada del debate, la fiscal Picazo había felicitado al jefe de la comisaría de Santo Pipó “porque pocas veces se ve en un expediente un trabajo tan prolijo y completo”. Los camaristas se adhirieron a los conceptos de la fiscal.



 



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas