SEGUINOS

NACIONALES

Los gremios preparan reapertura de paritarias para llegar al 22% en el segundo semestre

La corrida del dólar y la aceleración inflacionaria generan incertidumbre entre los sindicatos que ya cerraron acuerdos bajo el lineamiento oficial del 15%. Gremialistas afines al Gobierno, ante un dilema: “hicieron los deberes” y no buscan conflictos, pero tampoco quieren perder poder adquisitivo.

 

La corrida cambiaria junto a los aumentos en las tarifas sumaron en las últimas horas nuevas presiones sobre las paritarias, y encendieron el alerta tanto en gremios como empresas, donde anticipan una batalla en los próximos meses por las cláusulas de revisión, el mecanismo ideado por las autoridades para esquivar ajustes automáticos por inflación.

 

Salvo algunas actividades, la mayoría cerró durante el primer trimestre subas anuales del 15% en hasta tres tramos, alineados con la meta oficial de inflación y sin los mecanismos de actualización utilizados el año pasado.

 

En lugar de la automática cláusula gatillo, los acuerdos de 2018 incluyeron un compromiso de renegociar aumentos en caso de que la inflación superase lo acordado, siguiendo el esquema delineado por el Ministerio de Trabajo.

 

“La meta de inflación es un objetivo que nos ponemos para adecuar las expectativas de la economía. Creemos que esas expectativas van a estar cerca, por eso hemos incorporado las posibilidades de revisión en muchas paritarias, eso expresa el cuidado que queremos por el poder adquisitivo, pero seguimos un sendero de baja de la inflación”, dijo el jueves el ministro Jorge Triaca.

 

Dentro del “club del 15%”, sin embargo, ya hay algunos sindicatos que empezaron a analizar el pedido de un aumento adicional del 7% para no perder capacidad de compra frente a los precios. El caso que “picó en punta” es el de los aceiteros de San Lorenzo, con sede en el principal polo cerealero del país, donde adelantaron en enero la paritaria prevista para marzo con una suba acorde a la meta oficial y una gratificación extraordinaria de $10.000.

 

El acuerdo, que fue uno de los primeros del año, contiene una cláusula para “revisar las diferencias” en septiembre. Pero ahora el sindicato liderado por Pablo Reguera elevó sus expectativas salariales, en medio de la tensión que se vive en Rosario por el impacto de la sequía en las cerealeras y la reconversión del sector a nivel global.

 

“En septiembre abrimos la negociación sin ninguna duda y vamos a pelear un 7% extra, todos están calculando un 22% para el año”, dijo Reguera a este medio.

 

Por otra parte, todavía está pendiente la paritaria de camioneros, gastronómicos, metalúrgicos y maestros bonaerenses, que comprenden en total a más de un millón de trabajadores.

 

Con pedidos que oscilan entre el 18 y el 23%, el pelotón de gremios díscolos amenaza con perforar la pauta oficial en un escenario sacudido por las tarifas y el dólar, que en una semana subió un 8,4% y tocó el récord de $23,30.

 

Con una inflación del 6,7% en el primer trimestre, las consultoras privadas estiman una variación del 3% en abril, dato que el INDEC dará a conocer esta semana. Así, la suba acumulada llegaría al 10% y superaría entre julio y agosto la meta inflacionaria proyectada para todo el año, según coincidieron Marina Dal Pogetto, directora de Eco GO, y Eric Ritondale, economista jefe de Econviews, al ser consultados por iProfesional.

 

Pauta bajo presión

Mientras tanto, las empresas también empezaron a revisar sus números. La industria alimenticia se había comprometido a mantener sus valores en línea con la pauta del 15% en función de la evolución del dólar. Ahora, en medio de la corrida cambiaria, las cadenas de supermercados aprovecharon para aplicar retoques del 6% en las góndolas, luego de recibir las nuevas listas de precios de sus proveedores.

 

La puja por los precios no tardó en trasladarse a las paritarias. El convenio de la alimentación venció el 30 de abril pasado, por lo que recién ahora se negociará la pauta del 2018. Sin embargo, un sector del gremio ya le solicitó a Arcor una compensación por los incrementos en tarifas, impuestos y costos. Su intención es aplicar la cláusula de revisión pactada el año pasado, pero los empresarios se resisten.

Fuente: IP Profesional.

Descargar Semanario Seis Páginas