SEGUINOS

NACIONALES

Pacto Fiscal: amenaza provincia PJ con crear impuesto por atraso nacional

Las urgencias financieras de las provincias fuerzan movimientos de compresión frente a la Casa Rosada, que dilata la efectivización de compensaciones prometidas en el acuerdo fiscal.

 

Las quejas provinciales por el atraso en la liquidación de fondos nacionales para equilibrar las cuentas, tal como habían acordado en el Pacto Fiscal, tomó impulso en La Rioja con tono de amenaza: la posibilidad de rebelarse y crear -o aumentar- impuestos locales para compensar las pérdidas.

El esbozo de la iniciativa lo esgrimió el ministro de Hacienda de la provincia, Ricardo Guerra, quien señaló que la firma del Pacto fue “una imposición”. Algo similar había dicho el gobernador riojano, el peronista Sergio Casas. La misma idea de sumar un impuesto es un desaire al Gobierno nacional, que con el consenso fiscal busca ir disminuyendo progresivamente los tributos provinciales por calificarlos de distorsivos.

 

El Pacto también prevé que esa merma en la recaudación de las provincias por la baja de Ingresos Brutos o por el cambio de destino de otros tributos fuera compensada por la Casa Rosada a aquellos distritos que hicieran bien los deberes y mostraran éxito en el ajuste de los gastos.

 

Sin embargo, esas remesas están demoradas y los reclamos de los distritos peronistas se hicieron oír en las provincias y también en el Congreso, a través de Miguel Ángel Pichetto, un negociador clave para esa difusa liga de gobernadores PJ. Así, en estos días hubo alivio para Santa Cruz y Chaco, con envío de fondos para las administraciones de Alicia Kirchner y Domingo Peppo, respectivamente. También les volvieron a conectar el respirador a las arcas chubutenses, donde el mandatario Mariano Arcioni hace malabares desde la muerte de su antecesor Mario Das Neves y busca auxilios permanentes para pagar sueldos.

 

Sin embargo, en La Rioja la queja es doble. Además de haber deslizado ya el año pasado las presiones nacionales para firmar el Pacto, el gobernador Casas perdió una puja estratégica para que Nación le reconociera $5.000 millones en el Presupuesto nacional para saldar por el punto de coparticipación perdido en 1988. Es decir, Casas solicitaba el doble respecto a 2017 y le asignaron apenas $300 millones más. Eso lo llevó a anunciar un aumento salarial de apenas 8% a estatales.

ambito.com

Descargar Semanario Seis Páginas