SEGUINOS

PROVINCIALES

Papá de Luana: “abrazá a tus hijos, leeles un libro, porque un día te puede pasar como a mí, que no lo harás nunca más”

Un sentido mensaje de Martín Kruka, papá de Luana Martina la niña de 6 años que murió víctima del streptococcus pyógenes, da cuenta de la necesidad de amar a los hijos, de disfrutar el día a día, luego de señalar que hubo impericia médica. “A mi hija la dejaron ir, la mataron”, señala profundamente conmovido en el mensaje a un grupal en el que le han dejado muchos mensajes y distingue entre los profesionales de la salud que actúan responsablemente y aquellos que no lo hacen”.

 

Y dice que estando con un celular de su mamá advierte todos los mensajes enviados, incluido el de una mujer cuyo esposo es un pediatra “que se dedica a salvar la vida de lo de los chicos como un profesional. Estoy totalmente seguro de que él lo hace con una responsabilidad muy diferente a los profesionales que atendieron a mi hija. Esta bacteria que la atacó a ella se la puede matar con penicilina El problema es que mi hija entró un día martes, pasó miércoles, pasó jueves, fuimos vinimos, fuimos vinimos. El profesional que nos atendió me dijo con mi hija en brazos y cuando yo la muestro que ya no aguantaba más de dolor que mi hija tenía la enfermedad de papitis y mamitis aguda que era muy mimada y que (por eso) se estaba quejando”.

Continuó señalando que “esta pediatra le indicó ibuprofeno. Fueron 4 días de ir y venir cada 3-4 veces en el día por mi hija. Entonces yo creo que esas cuestiones son las que a mí me llaman mucho la atención. Porque son ellos los que están preparados para atender. Y no actuaron en  tiempo y forma. Recién el día viernes a las 5:00 de la mañana cuando mi hija entra en terapia intensiva, con todo el cuerpo tomado de hematomas y demás, le hicieron los estudios de sangre”,

Y consigna que no lo relata para generar alarma sino para que “se tomen las precauciones que tienen que tomar y que aquellos responsables de la salud actúen en forma profesional y que respeten a sus pacientes. Como tiene que ser. No culpo a todos los médicos porque hay profesionales y profesionales.

“Pero a mi hija la dejaron ir, la mataron. (Y dirigiéndose a una mujer que había dejado un mensaje) Te pido por el profesionalismo que tiene tu esposo, que él salga a defender aquellos médicos que son responsables y que actúan de forma profesional. Y aquellos que no que paguen. Con esto no quiero decir de que se vaya hacer algo sino que tomen la responsabilidad que corresponde”.

Agrega: “que Luana no era para esta tierra, no quedan dudas. Acá solamente quedamos aquellos que tenemos que sufrir y que tenemos que hacer bien las cosas en esta vida para que tenga significado. Porque nosotros estamos de paso. Pero ese paso que nosotros tenemos acá a partir de hoy a mí me costó la vida de mi hija para darme cuenta que cuando sale el Sol lo disfrutes. Que cuando hay una tormenta la disfrute. Que cuando llegó a casa cansado de tanto trabajar y de tanto estar y estar no llegue a mi casa y viendo a mis hijos sentados y queriéndome abrazar que yo pase y les diga: no papito pará un ratito, me quiero bañar, mirara la tele un ratito. No chicos y chicas lleguen a su casa y con el cansancio que tengan agarren a sus hijos y cada minuto de su vida. Porque el Señor es justo y el Señor hoy nos está demostrando con esto, que debemos valorar la vida más. Que debemos querer a nuestros semejantes y realmente no hacernos problemas por pavadas. Esto es un problema, con esto no se puede vivir. Si estás escuchando este mensaje a pagar esta m***** de celular, andá corriendo y abrazar a tu hijo y a tu hija. Apagá la tele, agarrá un libro y leeles para que duerman porque un día te puede pasar como a mí, que no lo vas a hacer nunca más”.

Descargar Semanario Seis Páginas