SEGUINOS

NACIONALES

Para la oposición, el bono compensatorio “es un parche” y no resuelve la ley de reforma previsional

El Gobierno nacional anunció el viernes -luego de una reunión en el Congreso de la Nación de la que participaron gobernadores y legisladores afines- un bono compensatorio con el que busca “cerrar la grieta” del empalme que produce la transición de la actual fórmula para calcular el haber jubilatorio a la que contiene la ley de reforma previsional que busca aprobar el próximo lunes en Diputados. 

Según anunciaron, se trata de una compensación que será otorgada por única vez en marzo y que estará destinada a 8 millones de personas. El objetivo es que este bono no sea incluido en el proyecto de ley para que la iniciativa no deba volver al Senado, sino que salga por un decreto del Ejecutivo. 

A la salida del encuentro en el Parlamento, el radical Mario Negri, expresó ante la prensa su deseo de que la ley pueda ser debatida el próximo lunes en el recinto y ante la pregunta de si pensaba que la oposición iba a aceptar estos nuevos cambios, lanzó: "La oposición hace planteos ideológicos muy diferentes. Nosotros vamos a tratar de sesionar y estar en paz".

Ante el nuevo escenario, ámbito.com consultó a miembros de la oposición para ver cómo evalúan este nuevo anuncio oficial y cuál será su postura de cara a la sesión del lunes.

Para Adrián Grana, diputado del Frente para la Victoria, el bono anunciado no plantea "una modificación sustancial que permita resolver el problema que para nosotros generaba esta reforma previsional". 

"Todo está hecho para ahorrarse $100.000 millones anuales de los haberes jubilatorios. Es un ajuste a la caja de los jubilados y este bono lo único que mejora es la cuestión del primer haber en la actualización de marzo y nada más. Entonces es un maquillaje, una cuestión cosmética. Después de la primera actualización, los jubilados van a continuar perdiendo permanentemente poder adquisitivo", explicó. 

Grana planteó a título personal, ya que el bloque del FpV recién se reunirá el lunes por la mañana para coordinar una postura en conjunto, que no se puede acompañar esta nueva propuesta del Ejecutivo, "que otra vez, en tratamiento exprés, discutida a través de los medios, pretenden que vayamos a aprobar al Congreso de la Nación".

Además, se refirió al consenso con las Provincias y concluyó: "Que lo quieran discutir con los gobernadores está perfecto. Ahora que nosotros que somos diputados y que somos representantes del pueblo tengamos que ir y votarlo a favor, me parece una locura". 

Por su parte, el legislador del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, consideró que el Gobierno va "por un nuevo intento de sancionar el robo a los jubilados y a los beneficiarios de la AUH".

"El robo es de 100.000 millones y pretenden dar un 'bono compensatorio' por única vez por 4.000 millones. No tienen cara. La vida de los jubilados vale más que sus ganancias", evaluó. 

Del Caño llamó a la CGT y las dos CTA a que convoquen a un paro nacional y a una multitudinaria movilización frente al Congreso para impedir que la ley de reforma previsional sea sancionada el próximo lunes como pretende el oficialismo. 

Por último, el diputado Daniel Arroyo del Frente Renovador también consideró que "el bono que acaba de acordar el Gobierno con los gobernadores es un parche al cambio de fórmula para la actualización de las jubilaciones, la asignación Universal por Hijo y las pensiones".

"El bono es un fondo que se va a dar en marzo simplemente como una compensación para arrancar por única vez, el problema es el cambio de la fórmula", insistió. 

"Lo concreto es que la nueva fórmula empeora la situación. Los jubilados van a tener menos poder de compra, igual que los beneficiarios de la AUH. Si tenemos 1 de cada 2 chicos que son pobres y esos son los que cobran la AUH recortar por ahí es un grave error", señaló.

En este sentido, consideró que la nueva propuesta del Ejecutivo y los gobernadores "no cambia la situación de fondo". 

"Es claro que el Gobierno sigue en un esquema en el que empeora la situación de 17 millones de personas en Argentina. Debería reflexionar, debería retirar el proyecto y ponerse en serio a pensar un cambio de sistema de seguridad social y no un parche que empeora a los que ya están mal", concluyó Arroyo. (ambito.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas