SEGUINOS

POSADAS

Para Maciel, Misiones puede volver a ser productora de vino

A un mes de que se cumplan cinco años de la inauguración de la Bodega Escuela en Cerro Azul, la provincia apunta a seguir aumentando la producción de uva y a elaborar un vino de calidad, acorde a lo establecido por el Instituto Nacional de Vitivinicultura. Con ese objetivo una comitiva misionera visitó recientemente la provincia de Mendoza, para recabar información sobre las exigencias del mercado vitivinícola actual.

En enero de este año, el centro de acopio ubicado en la Estación Experimental del Inta Cerro Azul recibió cerca de dos mil kilos de uvas provenientes de productores de las localidades cercanas, donde se acentuó la producción del cultivo. Con ese volumen se llegó a producir cerca de mil litros de vino. Y en unos veinte días comenzará la cosecha de uva de esta campaña.



Como en los 60




“El paso siguiente es lograr calidad en la producción de las uvas y mejorar el proceso de elaboración de vino, de acuerdo a las exigencias del Instituto Nacional de Vitivinicultura”, observó el diputado Maciel. “Si se obtiene un producto acorde a las exigencias bromatológicas, se podrá posicionar nuevamente a la provincia como productora de vino, tal como lo era en la década del 60 cuando Misiones llegó a contar con una Cooperativa Vitivinícola en el Alto Paraná”. La producción, en aquel entonces, se basaba en la variedad Isabel que en su época de esplendor llegó también a Buenos Aires originando el conocido Vino de la Costa.



Aunque son alrededor de 200 los productores que se dedican al cultivo de uvas, el área  sembrada por cada colono no supera las dos o tres hectáreas, según estimó el técnico Ernesto Bogado, asesor de la Bodega Escuela. La mayoría aún se dedica a la fabricación de vinos artesanales, tal como lo hacían los primeros inmigrantes que trajeron esa tradición a la tierra colorada. Por lo que la venta se realiza en forma directa y en la zona donde se produce.



Reconversión productiva
Durante la última década la viticultura se ha convertido en una alternativa de reconversión de cientos de productores misioneros, tras la crisis económica que afectó los cultivos tradicionales de la provincia como la yerba mate, el té y tung, la difícil situación había ocasionado que los precios se ubicaran muy por debajo de los costos de producción. Entre el 2.000 y el 2.001, en la búsqueda de soluciones, se idearon planes de alternativas productivas, entre las que se destacaba la producción de uva, que tenían como objeto mejorar la rentabilidad de las chacras misioneras.



Después, teniendo en cuenta que muchos productores elaboraban vinos caseros, se solicitó al Instituto de Vitivinicultura la autorización para elaborar vino y colaboración para la capacitación en Misiones. La iniciativa había sido impulsada por el entonces Subsecretario de Diversificación Productiva, Ricardo Maciel, con el apoyo del gobernador de ese período, Carlos Rovira. Fue así que, con el fin de garantizar inocuidad en el proceso de elaboración, el gobierno provincial financia la construcción de la Bodega Escuela en Cerro Azul, que contó con la asistencia técnica del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Universidad Nacional de Misiones (Unam).



“La idea era que los productores tengan un sitio donde entregar la uva, conocer el proceso y retirar un vino envasado que pueda ser comercializado legalmente y en mercados diferentes al que se tenía, como la venta en la casa o a vecinos y envasados en botellas plásticas de gaseosas”, recordó Maciel. Como al comienzo del proyecto no existía una organización de productores de uvas se solicitó al INTA Cerro Azul el predio, donde se construyó la bodega. En la actualidad, la administración está a cargo de una cooperadora de la que forma parte el Ministerio del Agro y la Producción.



El equipamiento de la bodega (compuesto por tanques fermentadores, una despalilladora, prensa neumática, bomba y filtro) está elaborado integralmente en una variedad de acero inoxidable proveniente de Italia, ya que ese material responde a las exigencias fijadas por el Instituto Nacional de Vitivinicultura. La capacidad proyectada de la planta en un principio fue de 60 mil litros, aunque la maquinaria está capacitada para producir un volumen de hasta 200 mil litros.



Los municipios donde se encuentran los productores son Cerro Azul, Olegario V. Andrade, Aristóbulo del Valle, Jardín America, Dos de Mayo, San Vicente y Colonia Aurora.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas