SEGUINOS

POSADAS

Para Riorda, la gobernabilidad está asegurada, el interrogante es la competitividad electoral

El experto y consultor político Mario Riorda dijo que aunque resulta prematuro efectuar mayores proyecciones hacia el futuro considera que el fallecimiento del ex presidnete Néstor Kirchner plantea interrogantes que habrán de dilucidarse con el tiempo y con “las primeras movidas de los principales actores políticos, empezando por la misma presidenta Cristina Fernández”.

No obstante dijo que “hay como dos lecturas básicas: una asociada a la gobernabilidad en el presente, relacionada a la dimensión del gobierno y otra asociada a la competitividad electoral, con el proceso de sucesión de liderazgo y de un posible resultado hacia delante para el 2011”.


 


Respecto de la primera visualización señaló que consideraba –“aunque algunos puedan afirmar que es poco serio”- que “la gobernabilidad no está puesta en juego. Independientemente que el kirchnerismo como tal representaba en su cúspide una cohabitación en el poder”. Indicó: “que falte uno en esta cohabitación puede ser un elemento más que importante en la referencia de un partido que siempre tuvo una singularidad, un líder como máximo, a la cabeza de cada proceso. Empezando por el propio (Juan Domingo) Perón y terminando con esta reactualización del Frente para la Victoria, en el propio Kirchner que cohabita con la propia Cristina”.


 


Agregó que “sin dudas la muerte de Kirchner ha sido golpe muy duro, pero con la racionalidad inicial con plantea la propia oposición, con un clima de respeto me parece que es algo interesante. Porque supone también una reivindicación temprana. Reivindicación que también se dio con (Raúl) Alfonsín pero muchos años después”.


 


Opinó que se había planteado “una dimensión de respeto para con los líderes. Claro que Kirchner era distinto de Alfonsín. Fundamentalmente muy confrontativo y directo, pero es altamente comparable desde un estricto respeto, el significando de la movilización popular y de calle no sólo por lo que supone como condolencias públicas sino de respecto y reivindicación”.


 


Juzgó que se trata de “dos dimensiones interesantes que, además, permiten analizar de modo diferente a como se venía haciendo, cuando se ponía el foco en Kirchner por su estilo y estado de ánimo. Ahora en cambio, se está analizando, en clave reivindicatoria, lo que han sido sus políticas”. En ese contexto señaló que “cabe recordar la situación en la que vivía el país cuando asumió y cómo está ahora. Porque si bien no es la panacea es muy distinto del recibido tras la crisis del 2001 que tanto impactó en la Argentina”.


 


Riorda dijo que ésa es “una primera mirada que se hace con el acompañamiento de los mandatarios provinciales y del sindicalismo, por lo que creo que no sufrirá ningún riesgo la gobernabilidad, porque también se complicaría la oposición”.


 


 


Dijo que complicaría a la oposición atacar tempranamente cuando hay un dolor que está rodeando a la mandataria. Por otra parte y respecto de la segunda visualización que realizaba en torno de la competitividad y las elecciones generales del año próximo, Riorda manifestó que “es difícil de aseverar, porque comprenderá la reacción anímica que se plantea la misma Presidenta en un juego de alianzas internas. Si tempranamente realiza un esquema de alianzas, inclusive con quienes ya las tiene, como el gobernador (Daniel) Scioli y una gran parte de los gobernadores justicialistas, no tengo ninguna dura que con el que con el crecimiento de su imagen, que lamentablemente vienen con estos dolorosos sucesos, sacará enormes cuerpos de ventaja para construir tempranamente un liderazgo para ella sola”.


 


 


Consignó, entonces, que “la gobernabilidad está asegurada en mi opinión, pero la competitividad que dependerá de sus primeros movimientos, es hoy un gran signo de pregunta”.


 


Un proyecto


 


 


De igual modo el consultor señaló que el proyecto político del ex Jefe de Estado está referido tanto a su pensamiento como su acción. “Básicamente sustentado en una serie de premisas básicas, muy encarnado como ocurre en general en América latina, en una persona, respondiendo a un estilo personalista y particular”.


 


Dijo que ese proyecto tiene que ver con “una serie de políticas más que interesantes. Como el rescate de los derechos humanos, como una dimensión simbólica clave o el posicionamiento internacional para enfrentarse a las directivas de los organismos financieros internacionales. Kirchner literalmente sepultó la posibilidad del Alca, a favor de una dimensión sudamericana. La multilateralidad de los organismos financieros internacionales dominada por la posición anglosajona en América era la contracara de su modo de pensar”.


 


Recordó que al momento de su muerte era el secretario general de la Unión de Naciones del Sur (Unasur), construido recostándose primeramente en el Mercosur, y cuya dimensión queda evidenciada en la presencia de 8 presidentes de América latina en sus exequias.


 


Consignó que otro de los ejes del proyecto estuvo dado en la priorización de las políticas sociales, en la asignación universal por hijo llevada adelante por la presidenta Cristina Fernández. Dijo que además el ex mandatario mantuvo “un esquema fiscal muy rígido, que fue también su cuota de poder máximo. Todo lo que construyó fue muy verticalista, relativamente poco federal y un gran interrogante es quien va a mantener esa rigidez. Creo que con la misma Presidenta, en su alianza con los gobernadores, se plantea este interrogante”.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas