SEGUINOS

POSADAS

Paraguay: la integración regional “igualitaria” que pretende Lugo no parece cercana

No porque no vaya a poner empeño en ello, sino porque la compleja realidad política de su propio país es posible que le insuma buena parte de su presidencia. Al menos en los primeros tiempos. El ex obispo Fernando Lugo llegó este domingo a la Presidencia del país, que asumirá recién el 15 de agosto próximo, junto a Federico Franco, líder del Partido Radical Liberal Auténtico (una fuerza histórica, opositora desde tiempos del dictador Alfredo Stroessner). Los postuló la Alianza Patriótica para el Cambio, conformada apenas ocho meses antes –el 27 de agosto del 2008-.

“Habrá que estar atentos a lo que sucede en el vecino país”, advertía meses atrás el gobernador de Misiones Maurice Closs que ya situaba el debate por la represa de Corpus en un futuro mediato y buscaba una matriz propia para afrontar las necesidades energéticas del corto y mediano plazo de la provincia.



 


Y es posible que entre las prioridades que se le presenten a Lugo domine el escenario nacional, donde el desplome del Partido Colorado tras 61 años de férrea hegemonía conmoverá más de una estructura política e institucional. En principio funcionarios y empleados del gobierno –sea nacional, como departamental y municipal- están afiliados al partido Colorado. Una exigencia de hierro en tiempos de Stroessner, que se mantuvo tras su caída. Blanca Ovelar pero especialmente Nicanor Duarte Frutos aparecen como los grandes perdedores de esta contienda, seguidos en un distante tercer lugar por Lino Oviedo, un candidato apoyado en Misiones por el ex gonernador y ex presidente Ramón Puerta.



 


El plano político se sumará a las necesidades sociales y de desarrollo que ubican al Paraguay como una de las naciones más pobres, no obstante a ser un país muy rico en materia de recursos naturales. La hidroenergía, por ejemplo, que lo ubica como el mayor exportador mundial. Justamente en materia de energía donde es requerido por los vecinos “grandes”, Argentina y Brasil, la preocupación de Lugo está centrada en Brasil y más concretamente en la represa de Ituaipú. Lugo ha pedido a Inázio Lula Da Silva la revisión del tratado binacional, firmado en la década de los 70 por los dictadores Garrastazú Médicí y Alfredo Stroessner, que estableció que Brasil disfrutara del 98% de la energía y Paraguay solamente el 2% y que lo que sobrara lo vendiera a precio de costo y no a precio de mercado; reclamación a la que las autoridades brasileñas siempre se han opuesto.



 


No hubo mención en cuanto al proyecto de Corpus, aunque su sobrina y candidata a diputada Mirta Maidana Lugo anticipaba que el interés estaría puesto en rescatar beneficios de Yacyretá e Itaipú para su país, en tanto que respecto de Corpus daba como posible la realización de un plebiscito que “permita ver cuáles son los beneficios” que traerá a la nación guaraní.



Lugo considerado un “izquierdista” tendrá igualmente otras prioridades en el plano internacional: su relacionamiento con el venezolano Hugo Chávez y el boliviano Evo Morales, que es visto con recelo por Estados Unidos. Es posible que también en este aspecto Argentina y Brasil sigan actuando de moderadores.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas