SEGUINOS

Misiones en Baires

Paraguay y Argentina dan “una muestra cabal de cómo debe hacerse la integración entre países”, afirmó la Presidenta

Cristina Fernández de Kirchner habló en el Palacio de la Presidencia del Paraguay luego de realizar el acto de reparación histórica de restituir a ese país bienes que pertenecieron al héroe paraguayo Francisco Solano López. También firmaron acuerdos.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy en Asunción del Paraguay que la restitución a ese país de mobiliario que perteneció a su héroe nacional y segundo presidente republicano, el mariscal Francisco Solano López, “no es la reparación de errores, sino de políticas claras y deliberadas que nosotros no compartimos”.
Se refirió así a las políticas que impulsaron en el Paraguay, “desde afuera”, a la disolución de ese estado como fuertemente industrialista, que producía locomotoras, rieles y tenía fundiciones de hierro, para convertirlo en “productor de materias primas baratas con mano de obra esclava”.
Con un acto en el que Cristina Kirchner y su par paraguayo, Horacio Cartes, pronunciaron sendos discursos, culminó la visita oficial de la mandataria argentina en la que también fueron suscriptos acuerdos bilaterales.
Acompañada por una numerosa comitiva, integrada por cuatro miembros de su gabinete nacional, Cristina Kirchner encabezó con Cartes la firma de un convenio de Cooperación y Asistencia técnica en materia de Minería y Geología y de un acta para el incremento de la integración bilateral.
El punto central de la visita fue la devolución al gobierno del Paraguay de mobiliario perteneciente al mariscal Francisco Solano López, que él había encargado en Alemania y que nunca había llegado a su país por el estallido de la guerra.
Esos bienes estuvieron custodiados en el museo histórico de Entre Ríos, por lo cual fue parte importante de la comitiva el gobernador de esa provincia, Sergio Urribarri, acompañado por sus pares de varias provincias del norte argentino.
En su discurso en el salón Independencia del Palacio López, la Presidenta subrayó el acto de reparación frente al “genocidio”, como lo calificó, que significó la Guerra de la Triple Alianza.
“Todo nos une, nos une por ejemplo Yacyretá “, afirmó la primera mandataria, quien sostuvo que “si no hubiera sido por el gobierno que comenzó en el 2003, Yacyretá nunca hubiera terminado”.
Señaló que tras el acuerdo entre ambos países, gracias a la concreción de esa obra binacional, “podemos hablar sobre la forma de aumentar la producción y sobre todo de lo que falta hacer, que no es teórico sino práctico, ya que generará más trabajo para los paraguayos”.
“No hay que amilanarse frente a las críticas, sino que tenemos que contar lo que estamos haciendo”, afirmó Cristina, quien destacó que “como somos gobiernos de emprendedores, de hacedores, por eso muchas veces nos critican, pero lo que es importante son todas las cosas que todavía nos falta hacer, no solamente resolver”.
Recordó las obras iniciadas por Juan Domingo Perón, como Atucha, que luego quedaron paralizadas, finalmente fueron concretadas por el gobierno iniciado por Néstor Kirchner.
“No hay mejor acción de gobierno que seguir resolviendo cosas y hacer más”, sostuvo Cristina.
“La Historia no juzga a los hombres y mujeres por las tapas de los periódicos, sino por las cosas que dejamos hechas”, advirtió la Presidenta.
Las críticas, agregó, apuntan a “poner palos en la rueda al carro, pero ni Usted ni yo (dijo dirigiéndose a Cartes) fuimos designados para poner palos en las ruedas sino para subirnos al carro y hacerlo andar”.
Sostuvo que “lo que pasó el día de hoy no es un día más” porque “estamos reparando cosas que no fueron errores, fueron políticas, porque nadie se equivocó cuando vino a destruir el Paraguay, querían que ese Paraguay industrial no fuera un país industrial sino apenas un país productor de materia prima barata y mano de obra esclava”.
Dijo que también “necesitamos hacer la relación más profunda, que en las reuniones de UNASUR y Mercosur no sean solo de discursos, sino que tenemos que profundizar más en hechos concretos”.
Consideró que la obra binacional de Yacyretá “es una muestra cabal de cómo debe ser la integración física de dos países y complementar sus necesidades”.
A continuación, el presidente Cartes le destacó as su colega argentina que “conmovió a todos los paraguayos” con su gesto de reparación, y recordó al general Juan Domingo Perón cuando se exilió en ese país y luego, ya designado por tercera vez como presidente, visitó el Paraguay poco antes de su fallecimiento.
Al referirse a la devolución del mobiliario que desde 1969 se encontraba en un museo de Entre Ríos, agradeció al gobernador Urribarri y afirmó que “sin duda, la recuperación de este patrimonio de incalculable valor para nosotros nos llega de emoción, porque estos muebles por fin llegan a su destino”.
Le dijo a Cristina Kirchner que “su nombre, señora presidenta, se incorpora en este acto, con letras indelebles, a las páginas de nuestra historia, junto a las del general Perón y al de otros grandes de América y del mundo que por méritos excepcionales se ganaron el afecto y el respeto de los paraguayos”.
Tras ese acto, los mandatarios, sus comitivas e invitados especiales compartieron un almuerzo en la Residencia Presidencial, con lo que concluyó la actividad oficial de la Presidenta en el vecino país.
Integraron la delegación oficial argentina el canciller, Héctor Timerman; los ministros de Economia, Axel Kicillof, y de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.
También participaron los gobernadores de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de Formosa, Gildo Insfrán; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de Chaco, Juan Carlos Basileff Ivanoff, la de Santiago del Estero, Claudia de Zamora y de Misiones, Mauricio Closs.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas