SEGUINOS

POSADAS

Passalacqua pidió no estigmatizar a los jóvenes; minimizó enfrentamientos

El ministro de Educación, Hugo Passalacqua, desdramatizó el cuadro de situación en las escuelas y rechazó que haya violencia escolar. Recomendó en ese sentido releer Juvenilia e ironizó observando que “Hitler no iba a los ciber”. En una reunión con diputados anunció que en mayo 80 escuelas estarán conectadas a la Internet.

Asoció también la batalla por la calidad educativa al ritmo de inversiones que en Misiones se lleva casi el 30% del presupuesto. En reunión con el presidente del Iprodha evaluó la marcha de la construcción y reparación de escuelas.


“Hitler no iba a los ciber” sostuvo Passalacqua para refutar la caracterización de la juventud como “violenta”. En una reunión que mantuvo con diputados de la comisión de Educación, el ministro utilizó la figura para desdramatizar el cuadro de situación que es abordado con cierto sensacionalismo. “No hay violencia, sino episodios, ni es en la escuela, sino que forman parte de un fenómeno social mucho más complejo”, agregó para subrayar que no todo es consecuencia de la televisión ni de los jueguitos cibernéticos.


Para reforzar las precauciones a hipótesis simplistas, recomendó también leer Juvenilia, el clásico de Miguel Cané. “No hay que estigmatizar a los jóvenes como parte de una generación violenta”, advirtió el ministro que consideró poco feliz las volantas que aparecen en la televisión cuando se abordan episodios y conflictos entre estudiantes. “Es propio de todas las épocas”, enfatizó ante los diputados.


No obstante, aclaró que “el equipo de Mediación Escolar del Ministerio está trabajando a destajo en la resolución de los conflictos que pueden darse al interior de las escuelas porque la sana convivencia escolar es un tema que obviamente no podemos solayar ni mucho menos”.


En ese sentido, sostuvo que hoy el desafío es “recuperar la esperanza en la educación como pilar de cualquier política de desarrollo, y en ese marco la escuela sigue siendo el ámbito más adecuado de formación y socialización de los niños y jóvenes. Por eso la decisión de sostener 180 días de clases como mínimo y apostar a la permanencia y a la calidad educativa”. 


“Como paso fundamental de adaptación de la escuela a los cambios sociales” anunció que en pocas semanas, 80 establecimientos tendrán habilitada una conexión con internet, para lo cual hace falta terminar trabajos técnicos en el Centro de Convenciones. Estimó que en el año podrán quedar en red todas las escuelas misioneras.


Recordó que en  2003 “sólo el 40% de las escuelas tenía computadoras y hoy todos los 1200 establecimientos tienen al menos una”. Además, se cuenta con 152 salones de los cuales 3 son aptos para ciegos. Observó que, inevitablemente, el acceso al mundo de Internet va a cambiar el paradigma educativo.


Más escuelas que en 30 años


En este contexto, aclaró que  “la inversión en educación es una decisión estratégica a largo plazo” y sigue sosteniendo, como lo señaló en el discurso de inauguración del ciclo lectivo el 1º de marzo de 2004, que se necesita tiempo y esfuerzo para recuperar el atraso del sistema educativo, que demanda inversiones sostenidas en salarios docentes, en construcción y mantenimiento de edificios, en equipamiento y en asistencia a los alumnos de bajos recursos. 


En ese sentido señaló que “si se mantiene el ritmo de inversiones decididos por el gobierno de la renovación, recién en 15 años, el sistema educativo podrá alcanzar parámetros satisfactorios”.


Destacó que en cuatro años el gobierno de la Renovación construyó más escuelas que las sumadas en los últimos 30 años. “Se terminaron 120 edificios nuevos, récord que se proyecta repetir en la gestión del doctor Maurice Closs”, según adelantó Passalacqua que a altas horas de la noche estaba reunido con el presidente del IPRODHA, Santiago Ross y el director de Arquitectura, José Rodríguez.


“Esto es posible -explicó- porque hay una decisión estratégica a largo plazo, que comparten Rovira y Closs, que articula el desarrollo social con la educación. Por eso el Estado misionero gasta alrededor del 28% de su presupuesto en educación. Este año -agregó- superará holgadamente los 1000 millones de pesos, es decir que si se omite la carga de la deuda pública, podemos concluir que cada 3 pesos que invierte el Estado, uno lo destina a Educación”.


El esfuerzo de inversiones en nuevos edificios, en su mayoría para sustituir los ya caducos, cobra especial significación si se toman datos comparativos. Las 240 escuelas, construidas y a construir, superan en número a las levantadas en las provincias de Buenos Aires y Córdoba.


Explicó el ministro Passalacqua que cuando se analiza el gasto en educación no hay que circunscribirse a lo presupuestado, sino a lo ejecutado en el año en los cuatro rubros fundamentales: salarios, en construcción y mantenimiento de edificios, en equipamiento y en asistencia a los alumnos. “Después de una década de congelamiento, se logró multiplicar por cuatro los ingresos de los docentes. En este ejercicio, con el aumento concedido, el gasto se incrementa en más de 100 millones de pesos”, remarcó.


“La batalla por la calidad educativa está ligada al proceso de inversiones, que deberá ser sostenido en el tiempo”, concluyó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *