SEGUINOS

PROVINCIALES

Pequeños productores se capacitan en cultivos de huertas sin agrotóxicos

En Colonia Santa Rosa, de Gobernador Roca, se realizó una Capacitación sobre Agroecología, a cargo de Carlos Cerevín, un agricultor ecológico que trabaja desde hace cinco años en la producción de alimentos sin necesidad de recurrir a los agrotóxicos.

Hace un tiempo el diputado del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, se acercó a la chacra de este productor, junto al subsecretario de Desarrollo Productivo, Otto Goritz, de Agricultura Familiar de Misiones, para entregar coberturas de plástico para los invernaderos. Y ahora se pudo concretar esta capacitación para un grupo de hombres y mujeres referentes del PAyS, la CTEP, la Coordinadora de Trabajadores Rurales de Misiones (COTRUM) y la Federación Juvenil Comunista, que trabajan en la producción de huertas en varias localidades como Posadas, Garupá, Candelaria, Roca, Jardín América, y Andresito, entre otras, buscando concientizar sobre el cultivo de huertas sin venenos.

Patricia Fernández vive en Posadas y cultiva en huertas del barrio Belén y Los Potrillos, de Garupá. Ella resaltó que la capacitación en agroecología que se desarrolló en Colonia Santa Rosa, fue de un gran aprendizaje.

“Aprendimos mucho con las tareas que realiza Carlos Cerevín en su chacra. Nos explicó sobre los elementos que utiliza para fumigar y para el crecimiento de sus cultivos, mostrando los beneficios que tiene esto para los que ya tenemos huertas, y los que recién se están iniciando. Fue novedoso en algunos aspectos, especialmente en el tema de la protección los cultivos de los bichos que los atacan.

Nos enseñó técnicas prácticas y económicas sobre todo para que las aprovechemos, y cuidemos a las plantas con elementos básicos como jabón común, vinagre, cal, y manzanilla. Haciendo la fumigación con la mezcla de esos productos, ayuda a mantener las plagas fuera del alcance de las cosechas”, detalló la militante de la CTEP, que conforma un grupo de 40 personas que se dividen en dos grupos de trabajo.

Sistema de riego y protección

Les agricultores recorrieron la chacra agroecológica de Cerevín quien les mostró las diferentes plantaciones, y habló de la combinación que deben tener en cuenta a la hora de plantar. “No existe solo una línea de acelga o lechuga, hay que ir combinándolas para tener mayor rendimiento, y sobre todo ocupar bien el espacio, con variedades. Combinar lo que sean hojas, frutos, y lo que sean raíces, y en ese sentido plantarlas juntas. Nos explicó como hacer barreras por ejemplo en plantaciones de lechuga y acelga que son muy propensas a enfermedades. Construir barreras para que los insectos, pulgones y todos lo que acechan a las plantas no las perjudiquen, y controlarlas. Otra forma de mantener a los bichos lejos de las plantas es implementar lavandina -que atrae los insectos- en un tachito con forma de pantalla y cuando chocan los insectos se caen al agua.

O colocar plantas aromáticas que se lleven a los insectos, como caléndulas, albahacas que repelen a los insectos para el mejor cuidado. Nos mostró la importancia de los viveros, cuándo deberían ponerse plásticos, y cuándo la media sombra”, contó la joven entusiasmada.

Así como la importancia de la preparación del terreno, de mantener la humedad en las plantas para que el riego sea eficaz.

Muchos de los que participaron plantearon que carecen de un sistema de riego, y eso hace complicada la tarea. El tema del agua es importante, “en nuestra huerta por ejemplo tenemos perforación y estamos en un desbalance en el sentido de que la perforación tiene muchos minerales e impide la absorción de los cultivos. Entonces nos sugirió combinarlas con agua de lluvia en lo posible, o agua potable”.

Consideró que el aprendizaje fue muy bueno y que aplicarlo será altamente favorable para los cultivos. El viernes 5 de octubre tendrán una nueva jornada de capacitación, “esta vez trabajando en la práctica con las plantas”, dijo Fernández, que participó junto a Nicolás Acosta, de Garupá: Mica Olivera, María Elena Ramos y Alejandra Ortiz, de Posadas; Nidia Pintos y Claudio Comitini, de Roca; Liliana Caballero y María Esther Almeida, del barrio Los Paraísos.

Alimentos bañados en agroquímicos

Uno de los integrantes de la COTRUM, Marcelo Torres, de Comandante Andresito, junto a Silvia Dos Santos, Alicia Andrade y Javier de Almeida, del Paraje Cerro 7, de San Antonio, también participó de la capacitación, que les resulta muy útil porque en la Zona Norte hay un potencial fuerte de producción hortícola. “Lamentablemente a veces realizamos una producción, quizás más convencional, por la mala información al producir alimentos. Sabemos muy bien que cuando se produce un cultivo donde se aplican muchos insecticidas, fungicidas, eso en realidad es no producir alimento, y lo que se hace es envenenar de alguna manera a los consumidores a los cuales se les vende los productor”.

Para Torres generalmente la comercialización, la compra de los productos o la venta inclusive, el consumidor lo realiza cuando las mercaderías son atractivas a la vista. “Entonces cuando la gente va a una feria, o a un supermercado, lo que busca primero es un producto lindo; pero en realidad muchas veces por ignorancia, y otras porque nos gusta comprar productos que se ven hermosos; pero que están bañados en agrotóxicos y lo terminamos ingiriendo con nuestros hijos y toda la familia”.

Destacó la capacitación porque con su organización, estamos tratando, junto a un núcleo de productores que en la mayoría de los casos también son tabacaleros, que tengan una alternativa de consumo con la producción de alimentos.

“Cuando recorremos muchas chacras, no todos tienen huertas, y los que tienen aplican los mismos fungicidas que ponen al tabaco, en algunos casos porque el tomate por ejemplo, es de la misma familia del tabaco, entonces suele tener iguales enfermedades. También la idea es producir rápido, en cantidad y después padecemos las consecuencias”, lamentó.

“Queremos implementar nuevas prácticas”

En ese sentido, destacó Torres, que en la COTRUM están tratando de ir cambiando esa lógica, producir alimentos sanos, tratar de evitar lo máximo que se pueda los insumos, incluyendo los fertilizantes.

“Hoy en día sabemos que los fertilizantes sí son buenos, se aplica el químico y en una semana o dos ya hay plantines produciendo; pero también que si eso aporta, es nutriente del suelo químicamente modificado; queremos implementar de a poco nuevas prácticas y tratar de evitar los fertilizantes químicos, porque a la vez éstos también son contaminante para nuestras napas de agua, y finalmente afectan a la salud también. Es un trabajo que se realiza de a poco”, dijo.

Así como en esta capacitación de Roca, desde la COTRUM quieren hacer talleres de capacitación bio-preparados en cubiertas verdes en algunos lugares de las zonas. “Con sustratos caseros comenzamos a trabajar en la Cooperativa Cabureí, la idea es elaborar un plan de capacitación un poco más a largo plazo, porque la cuestión de la producción alternativa, o real tiene un alto costo y lleva tiempo, entonces es algo difícil”.

Comprobar la tarea en la práctica

“La experiencia en Gobernador Roca fue y será muy buena -insistió- Hicimos una primera visita y uno de los puntos más importantes es que en Roca que es zona productora de hortalizas bajo cubierta, haya un productor que piense y decida no envenenar lo que produce, y tenga una chacra de esa magnitud donde lo que hace es contradecir un poco de la idea de los monocultivos, del monopolio de los venenos.

Carlos Cerevín logra hacer un cultivo intensivo, sacar rédito económico sin utilizar agroquímicos, y eso es grandioso, y nos sirve mucho, vivenciamos su experiencia, y evacuamos muchas dudas que tenemos incluso nosotros, los técnicos que contamos con alguna formación y que a veces nos comemos los libros; pero al charlar con el productor, al ver lo que hace y como lo lleva a cabo, es muy bueno. Tanto que cuando salimos de la capacitación, en el camino con los compañeros ya veníamos pensando cómo implementar los que aprendimos en los viveros que tenemos y en los que estamos armando”, subrayó el productor de Andresito.

Replicar la experiencia

El militante de la COTRUM manifestó su deseo de que esta práctica se pueda difundir entre más productores, que vean que hay otra realidad a la hora de plantar. “Como organización pensamos en apuntar no sólo a lo que es la introducción agropecuaria, agrícola, hortícola o como lo llamemos, sino también por medio de comunicaciones, talleres de formación, de difusión; que sería concientizar a la sociedad acerca de qué estamos comiendo, qué le estamos dando a nuestros hijos.

Hoy un productor que se dedica a la producción hortícola, agroecológica, orgánica y en poca escala, tendrá que poner un valor a su producto un poquito más elevando, pero como nuestra sociedad no está informada, no estará en condiciones de pagar un producto más caro y termina comprando los productos llenos de agrotóxicos por el precio, sin pensar demasiado en la salud. Y la consecuencia es que tengamos muchos chicos, madres, familias completas enfermas por ese tema”.

Manifestó que es un trabajo que llevará tiempo y más en zonas como San Pedro, San Vicente, que son tabacaleras.
“Sabemos que costará que los compañeros dejen un poco el tabaco, y cambien su sistema de producción, o en todo caso si tienen una huerta para consumo familiar, o para compartir con sus vecinos, que no utilicen los venenos del tabaco para poner en sus hortalizas”.

Nueva capacitación en octubre

El productor detalló que está esperando volver a Roca el 5 de octubre para hacer prácticas. “Creo que la formación de los técnicos, no se basa solo en charlas, sino también en prácticas y mostrar con las manos los resultados. Lo que nos mostró el productor Carlos Cerevín fue muy claro, y ojalá se pueda replicar en más compañeros de los barrios que son de alguna manera los más perjudicados, porque al no tener huertas en sus casas, espacios chiquitos, huertas comunitarias, terminan comprando productos contaminados en los supermercados.

Estuvo muy bueno que hayan participado los compañeros de Posadas, para que con lo que nos enseñó el productor, vean la realidad y lo que están consumiendo. Es muy lindo ver huertas donde hay insectos, una diversidad de producción, y que no haya ninguna hoja picada, ni problema de hongos. Eso también hace que entendamos que la naturaleza es la que maneja todo, si ponemos cualquier cultivo que salga de la naturaleza y no aplicamos ningún producto nocivo, sabemos que la misma naturaleza contribuye; obviamente tenemos que aplicar algunos biofertilizantes y abonos para no sólo sacar la alimentación del suelo si no también aportar a eso”, determinó.

Consumir productos sanos

Otros de los pequeños productores que participó de la capacitación, Carlos Ariel Malisca, uno de los referentes del PAyS en Candelaria, expresó que este aprendizaje que seguirá haciendo, le permitirá transmitir a sus compañeros el conocimiento adquirido.

“La charla de Cerevín fue muy atrapante en la que cruzamos opiniones sobre los agrotóxicos. Obviamente ya teníamos conocimiento del daños que hacen, manejados por los señores de la muerte, y me refiero a la corporación Monsanto, que vienen envenenando a todos los pueblos de Argentina y el mundo con glifosato y otros químicos, con algunos países iniciándole juicios y lamentablemente también con el contrasentido de leyes que todavía protegen a estos genocidas silenciosos”, enfatizó.

El joven productor reiteró que el curso de capacitación fue muy enriquecedor, por el conocimiento de este productor de Yacutinga que maneja la teoría y la práctica.

“Nos dejó muy claro sobre cómo sembrar, plantar y el cuidado de la tierra, y lo más importante es que no usa agrotóxicos, y complementa todo con sustancias y organismos de la naturaleza. Estamos esperando volver a ea chacra para adquirir más experiencia que será útil para nosotros y para replicar en nuestros compañeros en estos tiempos que plantar de manera adecuada y conciente en una huerta, nos lleva a consumir productos sanos, y por lo tanto no enfermarnos con patologías evitables”, ponderó Malisca.

Descargar Semanario Seis Páginas