SEGUINOS

POSADAS

Perfiles de los frentes políticos de cara al 2011

Hay algunos nítidamente perfilados. Otros todavía están en la búsqueda. En general, la oposición es la descolocada de cara a las elecciones generales. Porque las encuestas posicionan a Maurice Closs y a Carlos Rovira como los dirigentes con mayor preferencia del electorado, en forma individual, de modo que al sumarse acrecientan notablemente las perspectivas del Frente Renovador. Claro que, como ambos están en gestión de gobierno, deberán hacer frente a las mayores demandas que planteará la sociedad el año venidero. No alcanza un moderno edificio, modernos equipos sino se dispone de gestión, por citar el caso del Hospital Escuela, que viene cumpliendo una destacada performance. Pero en un área tan sensible como la salud pública, los requerimientos suelen ser diarios. Por citar un solo caso. Porque la exigencia de gestión se extenderá a todos los estamentos del gobierno.


Está claro y ratificado que el modelo es provincialista, con el acento puesto en las reivindicaciones misioneristas, en el reposicionamiento de la provincia en el contexto regional nacional e internacional. Por cierto tras el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner quedó en evidencia que el único aliado real de la línea política por él instaurada es la Renovación. En vida del ex Jefe de Estado hubo interferencias de parte de un senador como Luis Viana o un diputado como Juan Manuel Irrazábal. Sin embargo, hoy para Cristina Fernández es una realidad incontrastable que el poder en Misiones está en manos de la Renovación, con la que se comparten criterios fundamentales como el rol del Estado, el estado de derecho, la democracia, el crecimiento económico, la redistribución de la riqueza.


 


Definiciones muy alejadas de los posicionamientos que van adoptando las fuerzas políticas de la oposición, sujetas en todos los casos a dictados extraprovinciales que pueden llegar a conspirar hasta con la propia ideología. Por caso, el diputado Mariano Díaz, sujeto a cuanto decida Hermes Binner, el gobernador santafesino y una de las figuras presidenciables. Si se alía con el radicalismo de Ricardo Alfonsín, es posible que se le exija hacer otro tanto en Misiones. Pero aquí se tendrá que asociar con el candidato a Gobernador Luis Pastori, que, a su vez, proviene de una extendida creencia ucerreísta que es mejor ir solo a las elecciones, de modo de recuperar mayores espacios políticos.


 


Es que parece existir el convencimiento que sólo podrá disputársele al oficialismo segundos lugares. En el caso de la UCR serán las bancas legislativas las más disputadas y aquí tendrá que verse si aceptan llevar a Díaz, como cabeza de lista, o será éste un lugar que se mantendrá reservado para las propias huestes.


 


Otra incógnita que no termina de develarse es la constituida por el llamado Peronismo Federal. Porque el ex gobernador y actual diputado Ramón Puerta, estuvo en el lanzamiento de la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde. Pero no está dicho todavía cómo se ensambla esta decisión con la amistad que lo une con el jefe porteño Mauricio Macri, que le disputa al bonaerense las preferencias del electorado de la derecha. Por ahora, con visión cortoplacista ambos intentan ganar espacio con las situaciones planteadas en un par de barrios porteños a partir de los okupas. Tampoco está muy claro qué harán con la candidatura a gobernador. Inicialmente Puerta le había comprometido a Pablo Tschirsch su nominación a la primera magistratura provincial como moneda de cambio a su incorporación al Peronismo Federal. Pero ahora hay un grupo que no quiere esa nominación sino una “auténticamente justicialista” como la de Puerta. Así se expresa un vocero del sector como Rodolfo “Rolo” Dalmau, otro dirigente que tiene que buscar algún espacio donde persistir en la consideración pública.


 


El que pretende ese posicionamiento público sin militancia personal sigue siendo el diputado Claudio Wipplinger, uno de los perdedores del año que finaliza. Porque perdió dos concejales y su pertenencia al partido de Macri. Ahora, solo, intenta una UTE (Unión Transitoria Electoral) con su par Héctor Bárbaro, un agrarista con discurso pronunciadamente alejado del de Wipplinger. Aunque las pretensiones del joven -que decía querer erradicar las viejas prácticas políticas- parecen comenzar y terminar en las aspiraciones comerciales de la familia. Al menos hacia allí apuntaron sus escasas iniciativas parlamentarias. Y el Diario de la familia da para todo: “militancia política” del hijo del dueño, descalificación de los competidores en el plano económico-financiero-comercial.


 


Porque también con la empresa de transporte se busca algún que otro condicionamiento. Por ejemplo del camionero Adolfo Velázquez –que nunca fue chofer-, quien aliado con el obispo Joaquín Piña va en sentido contrario a Hugo Moyano. Porque se oponen a Garabí, por ejemplo, y la presidenta Cristina de Kirchner, a quien apoya el titular de la CGT a nivel nacional, está empeñada en un desarrollo energético que asegure el crecimiento argentino, apostando a la hidroenergía y al abastecimiento de las centrales nucleares. Claro que Velázquez tiene que encontrar aliados también porque ha perdido la CGT misionera, al reunirse un total de 45 gremios en pos de una conducción consensuada que haga cesar la imposición del naval José Giménez, decidida en su momento por el camionero provincial. Encima cada vez que habla o se opone a un proyecto vinculado al sistema de salud, tendría que explicar porque cuestiona la fundación del parque de la salud cuando él mismo tiene una fundación que hasta lleva su nombre. Además de contar con un sanatorio.


 


Tampoco está claro si Velázquez irá -.como amenaza- por el Partido Justicialista de Misiones, por ahora bajo la conducción del senador Luis Viana que financia las protestas juveniles contra Garabí y también conspira contra la política de la Presidenta. Para Viana es aún más complicado porque tendrá que pelear los pocos espacios disponibles con Juan Manuel Irrazábal. Ambos ya fuera del esquema nacional porque eran avalados por Kirchner no por Cristina.


 


Tal vez en eso se funde el que, al parecer, estaría dispuesto a regresar con su antiguo socio político, Ramón Puerta. De hecho se lo vio respaldar el Frente Municipal Electoral armado por el puertista Ricardo Skanata, inclusive abrazarse con el ucerreísta Hernán Damiani. Dos hacedores de la olvidable presidencia de Felisa Gottschalk. Un fracaso estrepitoso que pretende diluirse con promesas de confluencias políticas en aras de un bien común que no buscaron en todo el año 2010. Es que fue éste un año consumido en la obstaculización de la gestión del oficialismo, y en el desmedido gasto de un Legislativo que cada vez le cuesta más y le rinde menos a los posadeños.


 


Claro que en todo este despropósito hubo un ganador. El concejal José Almirón pasó a transformarse en presidente del Concejo, en poco más de un año de gestión –antes había ocupado un cargo administrativo-, reposicionó el Pro de Macri, con una aliada proveniente del Peronismo de Puerta, como Ana María Irrazábal. Ahora habrá que ver cómo actuará en la elección presidencial, respecto de su relacionamiento con sus pares renovadores, con cuyos votos llega a la titularidad del Departamento Deliberativo. Ya que ya empezó a trabajar con la candidatura presidencial del jefe porteño y aquí el oficialismo adhiere a la Presidenta de la Nación.


 


Por cierto todavía falta para los comicios. Y la premura por encontrar espacios tal vez tenga que ver con que la preferencia electoral no se inclina precisamente hacia la oposición.


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas