SEGUINOS

POSADAS

Pesadilla: familia posadeña fue a vacacionar a Brasil y sufrió el robo de más de 30 mil pesos

En diálogo con /6d Matías Peralta contó su desafortunada experiencia al ir de vacaciones al país vecino. En la localidad de Bombinhas, junto con su mujer y sus dos hijos, alquiló un departamento y tan sólo un día después de llegar al lugar sufrió el robo de todo el dinero en efectivo y de los teléfonos celulares. “Fue raro lo que pasó. Aprovecharon que estábamos en la playa para robarnos. Las puertas se abrían con una clave digital y por eso sospecho de alguien del edificio. Lo hicieron en 45 minutos”, remarcó.

Matías y su familia emprendieron el viaje desde Misiones a Brasil el 26 de diciembre por la tarde. Llegaron a destino el 27 a las 20. “Guardamos todos nuestras cosas pero noté algo raro en la mujer encargada que me dio la llave del departamento. Evitaba mirarnos”, contó. Luego de acomodar todo, la familia se fue a ver un rato el mar debido a que se instalaron en un edificio a dos cuadras de la playa para luego dormir tranquilamente toda la noche.

El 28  se dirigieron a la playa junto con un amigo de la pareja y los hijos de él, con quienes alquilaron dos departames en el mismo piso del edificio. “A media mañana me fui a preparar algo para comer en el alquiler  y estaba todo bien pero cuando al mediodía volvimos nos encontramos con la puerta abierta, la cerradura rota y todas nuestras pertenencias desparramadas en el lugar”, detalló.

Los ladrones se alzaron con un motín de 4.000 reales y 7.500 pesos, lo que suma unos 30.000 en moneada argentina. Además se llevaron los celulares de los niños y del padre de la familia.

Llamativamente no robaron la llave del auto por lo que Matías aseguró que “pienso que quien nos hizo esto fue una mujer o alguien que no sabe manejar. Teníamos cerveza y yogurt y los que entraron al departamento se llevaron el yogurt, es muy raro todo”.

En ese sentido, agregó que “todos nos pusimos a llorar de la bronca y la impotencia. Hablamos con el encargado y se desentendió totalmente. Sólo nos dijo que llamemos a la Policía para que investigue lo que pasó”. Los departamentos fueron alquilados durante ocho días por un costo de 35.000 pesos y en una de cláusulas del contrato se aclaraba que en caso de robo la administración no se hacía cargo.

“Para atender nuestra denuncia fue un solo policía que casi no me habló y solamente anotó lo que yo le decía en una Tablet. Le dije que saque fotos de cómo quedó el lugar pero no quiso, pero ante mi insistencia finalmente lo hizo”, explicó.

Añadió que “nos quedamos sin un peso. Era 28 de diciembre y teníamos pago hasta el 3 de enero. El tipo desapareció después, no quiso arreglar la puerta del departamento. Esa noche tuve que dormir con un sillón contra la puerta porque nos advirtieron que nos podían volver a robar. Tenía miedo de que me roben el auto, todos estábamos atemorizados”.

Continuando con su relato señaló que “al otro día me cruce con una empleada que estaba limpiando el vidrio de la entrada y estaba con la puerta abierta, o sea que conocía la clave digital. Le vi cara de ladrona y me quejé, ellos me dijeron que solo la Policía podía investigar. A la otra encargada no la encontré más”.

A la familia afectada no le quedó otra alternativa que volver a la Argentina gracias a los 300 reales que fue prestado por un amigo para cargar nafta y emprender el abrupto e inesperado viaje de regreso. “Creí que era un lugar seguro, evidentemente fue alguien de ahí”, aseveró.

Por último, indicó que “hicimos 32 horas de viaje en total entre la ida y  la vuelta y tiramos más de 50 mil pesos a la basura. Primera y última vez que voy. Año nuevo lo pase sólo en mi casa con mi perro, porque todavía me dura la bronca”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas