SEGUINOS

POLICIALES

Pidieron indagatoria de un soldado por el intento de robo en el arsenal del Ejército

El intento de robo en el arsenal de la Brigada de Monte XII, en Posadas, sumaría en los próximos días un segundo imputado. El fiscal federal Juan Carlos Tesoriero pidió la indagatoria de un soldado voluntario del Ejército que habría participado del fallido atraco junto a su ex camarada José Ramón Benítez, quien recibió un balazo de fusil en la muñeca izquierda. Las sospechas recaen sobre Eduardo Sebastián Martínez, quien fue señalado por los investigadores de Gendarmería como el segundo hombre que en la madrugada del 22 de agosto irrumpió encapuchado en la Sección Arsenales del Ejército, ubicada en la intersección de las avenidas Centenario y Las Heras, en Posadas.

Las sospechas estriban fundamentalmente en la amistad existente entre Martínez y el otro imputado, José Ramón Benítez, quien continúa recuperándose del balazo. Otro soldado que declaró como testigo en la causa dijo que el domingo 22 cerca del mediodía llegó a la casa que Benítez alquilaba sobre la avenida 115. Allí encontró a Martínez tratando de curar la herida a Benítez, quien finalmente concurrió al Hospital Madariaga, pero para no ser detectado por los investigadores se presentó en el sector de Traumatología y no en Emergencias.



El intento de robo ocurrió cerca de las 3.30 del domingo 22 de agosto, cuando se hallaba a cargo de la guardia el suboficial principal Hermindo Yrala. El hombre completaba el libro de guardia cuando fue sorprendido por Benítez, quien estaba encapuchado y lo golpeó en la cabeza con la culata de una pistola nueve milímetros.



El delincuente lo condujo hacia la cuadra donde descansaba el sargento Oscar Sosa, quien advirtió que algo sucedía y cargó su fusil FAL. Yrala le dijo al ladrón que no había luz en ese lugar, pero el encapuchado le mostró el lugar donde estaba la llave, lo cual permitió establecer que se trataba de alguien familiarizado con el lugar.



Cuando se encendió la luz, Sosa abrió fuego con el fusil e hirió a Benítez, quien perdió sangre en el lugar, lo cual serviría para un examen de ADN. Los otros soldados que se hallaban recorriendo el perímetro alcanzaron a ver cuando los encapuchados escapaban sin efectuar un solo disparo pese a que uno de ellos estaba armado.



Benítez, quien continúa detenido, fue indagado por el juez federal Ramón Claudio Chávez pero se negó a responder las preguntas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas