SEGUINOS

POSADAS

Pobreza, hambre cero, y desnutrición (Por J.C. Duarte)

El hambre cero como programa fue bien concebida, y preparada con el preciso propósito de terminar con la desnutrición. Su eficaz funcionamiento a partir del 30 de junio del 2010, hace cuatro meses, ya muestra excelentes resultados, constituyéndose  en un muy  buen componente, que reforzará sin duda los programas Mama, y Nacer. Los tres, en un dispositivo asimilable al de postas, producirán una efectiva demolición de la Tasa de Mortalidad Infantil.

Ud. estará pensando que no he estado en la Provincia en los últimos treinta días o más, por el batifondo armado con este tema, por cuervos y caranchos. No son los únicos, le diré, se sumaron los “idiotas útiles”. Lo cierto es que asistimos al mismo escenario ya difundidos con otros temas, y que no haría falta expedirse al respecto, porque como en las otras ocasiones terminará en nada. Pero ya es mucho, como chicana o los habituales operativos con noticias viciadas, diríamos esta dentro de comportamiento regular (normal¿?) del aparato difusor de la oposición, que cuenta con la asistencia de diarios, radios y televisión para sus fechorías, y que realmente no tiene más importancia que cualquier chisme de barrio, es muy domestico (infantil?). En este caso tocaron la dignidad, la moral de los misioneros, ofreciéndonos, sin pudor, a los caranchos, y con una descomunal falacia, una gran mentira.
 
Idiotas útiles
Sin duda es un ataque político con una mediocre argumentación, lamentablemente amplificado por idiotas útiles. Los idiotas útiles son aquellos que: creen que algo deben decir aprovechando la bolada, u otros porque son “profesores” con mucha “teoría”, y aquellos comedidos “salpicados” que quieren “esquivar el bulto”, en definitiva todos funcionales de la malicia original, no como autores sino por “abre bocas”.



Partimos de  una noticia viciada, en el origen, donde se presenta un hecho y desde él se engaña con una proposición general, es decir con un hecho se construye una regla absoluta válida para toda la población. Segundo se arma el siguiente silogismo “la pobreza es hambre, el hambre es desnutrición, y la desnutrición es muerte. Tercero se ataca el programa Hambre Cero adjudicándole responsabilidad de esas muerte. Y lo peor de todo es la falacia: en Misiones la Tasa de Mortalidad Infantil expresa defunciones de menores de un año, cuya, única,  causa de muerte es la desnutrición.



Una noticia viciada es aquella que apela a la falsificación del contenido de un escrito información o dato, introduciendo, quitando o enmendando alguna palabra, frase o cláusula. Lo cierto es que la Mortalidad Infantil o Tasa de Mortalidad Infantil “es la probabilidad que tiene un recién nacido de morir antes de cumplir un año de vida. Se obtiene del cociente entre el número de muertes de menores de un año en un período y el total de nacidos vivos del mismo período, por mil. En Misiones es del 12,6 por mil en el año 2009 con una constante disminución desde el 2003. Las causas de muerte, es decir su etiología, es diversa, las enfermedades son las principales causantes de la mortalidad infantil.



Enfermedades más comunes: Septicemias, y Respiratorias. Además la Desnutrición, sin embargo este factor está en directa relación con la pobreza. Y la Pobreza propiamente. La morbilidad y la mortalidad se asocian con la distribución del ingreso. El analfabetismo, la falta de agua potable, la ausencia de desagües cloacales, la mayor o menor urbanización, la presencia o ausencia de médicos o de centros de salud influyen directamente sobre la mortalidad infantil.



El indicador de Tasa de Mortalidad Neonatal, “que es la probabilidad que tiene un recién nacido de morir antes de cumplir 28 días”, es muy elocuente ya que no es conocido para este segmento de fallecidos por desnutrición como causa. En Misiones este indicador es de 8,54, es decir que más del 67% de la tasa de mortalidad infantil la causa de muerte no es la desnutrición.
 
Falacia lógica inductiva



Aquí converge también la falacia lógica inductiva que son empleadas comúnmente para justificar argumentos o posturas que no son explicables utilizando la razón. Suelen enmascarar engaños, falsedades, o estafas. Saber reconocer las falacias lógicas es de gran ayuda para no ser engañado. La inducción es el intento de derivar una ley general a partir de instancias particulares, las proposiciones universales jamás pueden ser obtenidas por observación. Por tanto, estos datos jamás pueden proveer enunciados verdaderos. Es una generalización precipitada, el tamaño de la muestra es demasiado pequeño para apoyar la conclusión. Se pretendió con dos decesos vincularlos a un estado general de las políticas sociales como malas, cuando la realidad es que, las mismas, están comprendidas en los datos históricos, y que su evolución a la disminución, en el presente, es muy favorable, más aún el período de análisis lo hicieron en cuatro meses, cuando cualquier análisis serio de políticas tanto sociales como de salud, debe hacer con un mínimo de 12 meses o más en otros casos. Lo realmente descabellado es la inducción a que el programa Hambre Cero es el responsable de los decesos, cuando que en el peor de los caso, no salvara ninguna vida o no detendrá la desnutrición, pero no que las produzca o que las este aumentando. Esto es una maliciosa desmesura.



Demostrada la falsedad de origen, porque no necesariamente el pobre tiene hambre, y si la tiene la puede saciar como es normal y en Misiones se puede, simplemente concurriendo a los lugares así dispuestos. Tampoco el que no tiene hambre necesariamente está bien nutrido. Y el desnutrido no fatalmente tendrá que morir, más aún con el Programa Hambre Cero las oportunidad para salvarlos se multiplicaron.
 
Distribución del ingreso



Lo que realmente lo resuelve y en forma definitivamente es la distribución del ingreso primero la pobreza, seguidamente la desnutrición y finalmente dará más sobre vida a más niños. Lo innegablemente triste es que estos mismo promotores de toda esta manipulación son los que miran para otro lado cuando tiene que constituir la contribuciones, que el modelo socio político que pueblo consenso, les exige, y mediante ley del Congreso. Estos mismos son los que se pasan el día descalificando la política fiscal porque no quieren pagar impuesto o patentan sus autos en Corrientes cuando viven de Misiones. O  como aquel defensor del no pago de las retenciones, que fue a Europa a defender a la dictadura diciendo que no había desaparecidos en la Argentina, y que cree porque le dicen “Chiche” es un “pavo real” y no es más que un carancho. Es más con la 125 no tendríamos el tironeo de los precios internacionales por aumento de los “comodittis”, tendrías más riqueza que distribuir, y menores precios de los alimentos.



De qué sirve este operativo de autodestrucción innecesario, o a quien le sirve más que a los oscuros y efímeros fines de los irresponsables que la difunden. Porque no salvará ni una sola vida, ni recuperará un solo desnutrido. Si lo harán las políticas implementadas. Lo otro es todo inútil. A no dejarse engatusar por canciones degradantes de sirenas codiciosas y dañinas.
 
Continuidad de todas las políticas públicas sociales



La voluntad política expresada es la continuidad de todas las políticas públicas sociales y de muy buen resultado, único y efectivo camino de resolución de las dificultades, y es razón de la puesta en marcha de los programas.



Con el pueblo movilizado tendremos mejores resultados, y como todos los indicadores productivos, económicos y sociales, cada día mejor, cosechas récord, aumento del PBI a “tasa chinas”, más empleo, y encabezar en la región los indicadores de derecho humano. Con toda tranquilidad vamos a crecer más y en paz para felicidad de los misioneros.  Todo lo hecho es en defensa de la vida. Vamos por la vida.
 
Julio Cesar Duarte    
Afiliado Partido Concordia Social




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas