SEGUINOS

POSADAS

Pocos avances en la investigación del crimen de la comerciante

El sábado, cuando los policías de la Seccional Primera ingresaron al departamento que alquilaba Ramona Mercedes Giménez Gauto (37), hallaron el cuerpo tendido sobre la cama y el televisor de la habitación encendido. En el lugar había signos de una breve lucha, clara evidencia que la mujer sucumbió rápidamente a los golpes que recibió en la zona de la cabeza y a los puntazos que laceraron distintas partes del cuerpo. Fuentes policiales y judiciales admitieron que trabajan sobre varias hipótesis: desde un hecho pasional hasta un homicidio por cuestiones comerciales, pasando por un simple robo. La Policía cree que una hermana podría aportar detalles desconocidos sobre la vida de la víctima, ya que era su confidente.

Por lo bajo, desde la Policía admitieron que aún no cuentan con una hipótesis clara sobre el móvil del homicidio. “Puede tratarse de un robo, haber sido el epílogo de una disputa comercial, el desenlace de una relación sentimental o cualquier otro motivo… hasta el momento no tenemos ninguna pista firme y por eso tampoco estamos en condiciones de pedir una orden de allanamiento2, sostuvo un alto jefe policial.



Hasta el momento se pudo establecer que Giménez Gauto mantenía una relación empresarial con su ex pareja, con la que tuvo un hijo y está separada desde hace cuatro años. El hombre vive actualmente en concubinato con una joven y ahora la Policía intenta establecer si efectivamente en la tarde del sábado permaneció en su casa, tal como lo declaró ante la Instrucción.



La División Homicidios recogió este lunes las cintas de las cámaras de seguridad de los locales comerciales cercanos para establecer si allí quedó registrado el momento en el que el o los homicidas entraron o salieron del edificio.



La Policía presume que el crimen ocurrió cerca de las 17.00. Y en las últimas horas surgieron testimonios que indican que la puerta de calle del edificio ubicado en la calle Colón casi Bolívar -donde residía la víctima- no siempre permanecía cerrada. Si bien tampoco hay evidencias de que la puerta del departamento haya sido forzada, la Policía comprobó que una persona no muy robusta bien podría ingresar a través de una pequeña ventana de la vivienda que da al pasillo.



El ataque a Giménez Gauto se produjo en el dormitorio, donde se hallaron signos de lucha. El homicida dejó sus huellas incluso palmares en la casa y en el pasillo de acceso se encontraron algunas manchas de sangre que ahora son analizadas para establecer si son del mismo factor y grupo que la de la víctima.



Los investigadores pudieron establecer que ese día, la mujer regresó del comercio de la avenida Cabred poco después del mediodía. A las 17.30 tenía previsto regresar al local, como lo hacía todos los días. Los llamados y mensajes de texto que le envió su ahijado fueron vanos, motivo por el cual decidió acudir al ex marido de Mercedes, quien contaba con un juego de llaves del departamento. Así constataron que había sido asesinada.



La Policía aguarda con expectativa la declaración de una hermana de la mujer. La joven era su confidente y podría aportar detalles desconocidos de la vida privada de la víctima, para tratar de orientar una investigación que por ahora parece no haber hallado su Norte



 



 



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas