SEGUINOS

POSADAS

Policías que encabezan reclamos afrontan causa judicial

Pero por “cohecho”, a raíz de un confuso episodio protagonizado cuando interceptaron un transporte de vacunos faenados a cuyo conductor habrían pedido 10 mil pesos de coima. Se trata del oficial ayudante Luis Sebastían Bucek que afronta la causa judicial sustanciada en el Juzgado de Instrucción Nº 1, ante la denuncia formalizada por Luis Ramón Pérez.

Es a partir de esa causa cuando recrudecen los reclamos por una sindicalización de la fuerza, principalmente motorizados por este oficial que, en la causa de mención está denunciado junto al agente Claudio Luis Sena, revistando ambos en esa ocasión –julio 2009- en la Dirección de Tránsito de la Policía. Junto a aquella causa judicial hay un sumario administrativo.


 


 


Los salarios que se perciben


 


Es a partir de esa causa cuando recrudecen los reclamos por una sindicalización de la fuerza, principalmente motorizados por este oficial que, en la causa de mención está denunciado junto al agente Claudio Luis Sena, revistando ambos en esa ocasión –julio 2009- en la Dirección de Tránsito de la Policía. Junto a aquella causa judicial hay un sumario administrativo.


 


Así las cosas, la iniciativa parece alejada de un simple reclamo salarial, porque a despecho de cuanto dejan trascender en los medios de prensa, sin exhibir recibos, los sueldos que perciben se sitúan en una media provincial, por lo que si bien deberán continuarse ajustes para ir sorteando el costo de vida, como sucede a todo asalariado o jubilado.


 


El salario promedio en la década de los ’90 cuando gobernaba Ramón Puerta –cuya vertiente partidaria alienta ahora las protestas de un puñado de uniformados- era de 350 dólares; es decir cuando el dólar era equivalente al peso. En la actualidad, devaluación mediante, el salario es de 560 dólares. Estos son salarios de quienes recién ingresan a la fuerza.


 


En tanto que los retirados tienen los haberes que se consignan: un comisario inspector retirado que cobraba 1.911 pesos en abril del 2008, en la actualidad percibe 3,531 pesos, mientras que un sargento primero retirado –el primer grado del escalafón en el que normalmente nadie se retira- qu percibía 1.157 pesos en el 2009, hoy tiene un sueldo de 1.215 pesos. Un oficial principal que se retiró en abril del  2009 percibía 1.951 pesos y en el 2010 recibe 1.958 pesos.


 


En tanto para quienes están en actividad los salarios son los siguientes: agente sin título 2.107 pesos; cabo sin título 2.223 pesos; cabo primero 2.380 pesos: sargento primero 2.491 pesos; sargento ayudante 2.600 pesos: suboficial mayor 2.900 pesos; oficial ayudante 2.600: oficial auxiliar con un cargo 3.260 pesos, sin cargo 2.880 pesos; subcomisario 3.900 pesos; comisario 4.342; comisario inspector 5.600 pesos y comisario mayor 5.864 pesos.


 


Es cierto que hay unos 200 policías que se encuentran en situación crítica pero no porque sus ingresos sean “de hambre”, sino porque tienen juicios por alimentos y cada mes por orden judicial se les practican descuentos importantes. Hay también quienes ingresaron en la usura de prestamistas o en créditos leoninos. Estas personas están teniendo una especial atención en la misma fuerza que, además busca prestar una asistencia social adicional. Por ejemplo cada agente puede adquirir cinco kilogramos de carne mensuales al precio de contado.


 


En la Provincia la Policía tiene 6.300 efectivos y si bien tanto las autoridades provinciales como las de la fuerza reconocen que todavía restan nuevos ajustes para alcanzar un salario mayor, también recuerdan que el Gobierno da incrementos posibles de acuerdo con la recaudación. Mientras que en cuanto a la sindicalización se ha recordado a los uniformados que la Argentina hizo opción por la preferencia de no tener agremiadas a sus fuerzas policiales armadas, ante la Organización Internacional del Trabajo.


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas