SEGUINOS

POSADAS

Posadeña sobreviviente al terremoto en Japón cuenta su historia

Yokohama es la segunda mayor ciudad de Japón, después de Tokio. Forma parte de su área metropolitana, al estar situada a tan sólo 30 kilómetros del centro de la capital. Allí reside Alejandra Blanco, una posadeña que, tras casarse con un descendiente japonés, decidió irse a vivir al país asiático. Junto a su marido y a sus bebés mellizos, fue testigo del terremoto que destrozó el lugar. “Estamos bien, tuvimos que afrontar fuertes sismos. Se movía toda mi casa, pero debo dar gracias a Dios porque ya estamos bien”, relató a través de su cuenta en la red social Facebook. Si bien fue víctima de temblores que provocaron un gran susto en toda la familia, no hace más que agradecer que hoy pueden contar la historia.

Cuando se produjeron los primeros temblores Alejandra se encontraba en su vivienda con su madre, que hace viajó a Japón para acompañar a su hija en los primeros meses de vida de los mellizos. En ese instante lo primero que hicieron fue buscar a los pequeños. “Por suerte estaba mi mami para agarrar a uno de mis bebés, y nos metimos cerca del baño donde es más cerrado, nos dio taquicardia a las dos, y encima se cortaron los teléfonos, me puse muy nerviosa.



Por suerte ya pasó por este lado, ahora lo fuerte es más al norte, donde ahora es una catástrofe con el tsunami”, manifestó. Además, agregó que en estas circunstancias surgen sus ganas de volver a su país. “No pensé vivir un temblor así”, señaló.




En el denominado “muro” del Facebook de Alejandra se puede conocer la crónica del terrible episodio que tuvo que atravesar con su familia. En los primeros comentarios que realiza, da cuenta del miedo que los envolvía, mientras que en los últimos logra transmitir tranquilidad a sus seres queridos que preocupados les preguntaban cómo estaban.




“Hoy fue el primer temblor que me dio mucho miedo, fue de 7.9 en Tokyo y por donde vivo fue de 4.5 mas o menos, realmente se movió toda mi casa, lo único que pido a Dios q proteja a mis hijos”, rezaba uno de sus primeros comentarios en la red social.
Horas más tarde, pudo expresar – a través del mismo medio – que “estamos bien, realmente doy gracias a Dios que no nos tocó el temblor más fuerte de 8.9 porque no estaría contando, fue horrible, me asusté mucho por mis bebés. Roguemos que no vuelva a pasar y que Dios proteja a la gente que pudo sobrevivir al tsunami”.
Actualmente la posadeña no hace más que demostrar que se encuentran en buen estado y agradecer por las fuerzas y rezos que sus familiares y amigos realizaron para que nada les pasara. Además de dar gracias a Dios porque hoy puede contar la experiencia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas