SEGUINOS

NACIONALES

Preocupación por los recortes presupuestarios para políticas sociales y adultos mayores

Según datos oficiales, frente al 2015 Cambiemos redujo 30% el monto ejecutado en 2016 para la Secretaría de Articulación de Políticas Sociales y hasta 22% en el 2017. Además, recortó el presupuesto general para los Adultos Mayores 42% en 2016, respecto del 2015, y si bien al año siguiente creció 21%, lo hizo por muy debajo de la inflación anual del 40%.

Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, rechazó los ajustes de los años anteriores, pero se preocupó por lo que viene. “El Presupuesto 2019 está diseñado en los marco del acuerdo con FMI, las concesiones son evidentes en términos de recortes”, consideró. Para el integrante del triunviro piquetero el nuevo plan de gastos e ingresos “achica” al Estado. “El auxilio financiero viene de la mano con una exigencia enorme de recortes, que van a continuar afectado las políticas sociales, lo que va a genera mayor conflictividad y dificultad. Lo que no se tiene en cuenta es hasta dónde la sociedad va sostener y aguanta que se avance en el recorte de derechos”, resaltó.

El defensor de la Tercera Edad, Eduardo Semino, aseguró que esta situación demuestra “la falta de una mirada holística y de planificación estratégica” sobre políticas activas en relación al envejecimiento. “Hacen que una vez más se generen irracionales recortes económicos sobre programas dirigidos a uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”, evaluó.

Semino exhortó a las todos los bloques parlamentarias a analizar su voto sobre el Presupuesto y a tener un debate público que “evite una nueva e irreparable injusticia”. Además, insistió en la necesidad de una “inmediata recomposición” del haber jubilatorio, con el que hoy se llega a cubrir un 40% de las necesidades básicas de los ancianos.

La abogada previsional Andrea Falcone encontró una explicación a la disminución de fondos para la tercera edad. “En términos generales el ajuste tiene que ver con la seguridad social porque el Gobierno apuntan dónde está el mayor gasto, que es entre 50% y 60% del presupuesto”, dijo Flacone. “El recorte perjudica a un sector que es muy golpeado, el más necesitado y el que más contingencias sufre, que es el adulto mayor”, sostuvo.

La letrada mencionó otros ajustes que golpearon a los más viejos. “El tarifazo le pagó a la clase baja, media y alta, pero también al jubilado; muchos que alquilan los propietarios no le dieron los papeles para conseguir la tarifa social porque los contratos no están en blanco y no consiguieron descuento; recortaron las prestaciones del PAMI; al que se quería jubilar lo dejaron sin moratorio y los mandaron a la PUAM (prestación universal); les modificaron la movilidad y tuvieron una pérdida a valores constantes de hasta 16%”, enumeró la especialista.

“Al jubilado le pagan de lleno todas las medidas de ajustes porque son 5,8 millones de personas. Pero no se pusieron a ver que tienen un salario promedio de $ 12.000 y que el 75% cobra el haber mínimo, que son $ 8.600”, advirtió la abogada.

Falcone puso en énfasis en otro perjuicio, que merece ampliación: la demora en el pago de sentencias. “Han pagado la mitad de las sentencias que se pagaban históricamente, no creo que lleguen a las 25.000 sentencias. Durante la gestión anterior se pagaron entre 40.000 y 45.000 al año. Con la Reparación Histórica apelan todos los juicios a la Corte Suprema y los estiraron dos años. La gente tiene el dilema de seguir hasta cobrar el juicio o aceptar la oferta de la Reparación, es una especie de extorsión”, indicó.

La diputada nacional del Frente Renovador, Mirta Tundis, lamentó que los perjudicados sean los sectores más necesitados. “Una vez más el Gobierno da muestra de la insensibilidad, con un ajuste adicional, es una aberración. La devaluación o la inflación son por el mal procedimiento o las malas políticas llevadas por el Gobierno y no tienen por qué pagarlo la gente”, aseveró al conocer los recortes.

“La situación es muy crítica y hay muchas personas que no pudieron pagar el gas y viven con garrafas, es imposible sostener el pago con boletas de hasta $ 5.000”, enfatizó la legisladora massista. “Antes de septiembre los jubilados recibían u$s 265 y ahora reciben u$s 200 por mes”, expresó Tundis.

“Casi cinco millones de jubilados están debajo de la línea pobreza o en la indigencia. Todos los días nos dicen que pierden medicamentos con descuento y que les aumentaron a valor dólar. Van perdiendo poder adquisitivo y estar bien en su salud: dejan de ir al médico porque tiene que ir personalmente para pedir turno, atenderse y hacerse análisis. Bajo ningún punto de vista podemos avalar esta actitud del Gobierno, tiene que asumir la responsabilidad”, concluyó.

Marta Suárez es la protagonista de la foto publicada por este medio. Llegó a los 14 años a Tucumán, compró su lote y construyó una casa junto a su familia. A los 73 años, pide que se mantengan las políticas para los abuelos. “Ahora estoy sola. Vengo para tener compañía, para estar y comer más tranquila que en casa. Acá hacemos obras de teatro, estamos con los chicos y los compañeros, que nos enseñan. No me gustaría que este lugar desaparezca”, imploró a la distancia.

Eduardo Llanos, el hombre que le sostiene el mate a Marta, también expresó su angustia por los ajustes. “Acá la pasamos bien, están mis compañeros y la pasamos bien, tenemos posibilidad de comer. Si este lugar no está más lo extrañaría mucho. Juagamos a la lotería, a las cartas, tenemos talleres de dibujo y nos entretenemos. Estamos contenidos”.

Para Graciela Moya, de 70 años, los centros de día son lugares para estar acompañados y en armonía. “Me siento menos sola, los encargados de la institución organizan cursos de lectura, juegos y bailes, nos entretenemos un montón. Si esto cierra por cuestiones presupuestarias nos dejarían solos, esto es necesario para nosotros. Los recortes nos tiene asustados”, ilustró con pesadumbre.

El director de Adultos Mayores del gobierno tucumano, Marcelo Monteros, garantizó el sostenimiento del hogar y de otras actividades para los abuelos del Norte. “Estamos haciendo el esfuerzo para que esta situación tan grave no se sienta, pero cuesta mucho. Estamos tratando que estas personas no sientan la crisis”, aclaró a ámbito.com. “Si uno saca un peso, esta gente lo siente”, agregó.

La secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia provincial, Sandra Tirado, también confirmó el sustento de la asistencia de los abuelos en situación de calle o víctimas de violencia familiar, las salidas turísticas, las capacitaciones de cuidadores y la atención en geriátricos para los más vulnerables. “A comparación de Nación, que este año es el que menos presupuesto ejecutó para los adultos mayores, acá hacemos todo eso y es una política prioritaria con financiamiento de la provincia”, dijo la funcionaria, quien además recordó la falta de respuestas a la queja de Tucumán por este tema ante el consejo federal de Desarrollo Social.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas