SEGUINOS

POSADAS

Presentarán en el NEA una vacuna contra la “tristeza bovina”, con casos ya registrados en Corrientes

El INTA realizará una nueva presentación de la vacuna contra la “tristeza bovina” este jueves 15 –que será comercializada por un laboratorio chaqueño- en el marco de las Jornadas Internacionales sobre Prevención de la Anaplasmosis y Babesiosis Bovina en el Subtrópico Americano.

El mercado internacional está muy próximo a recibir una nueva presentación de una vacuna desarrollada por el INTA que previene la anaplasmosis y la babesiosis, también conocidas como el complejo “tristeza bovina”, enfermedades que provocan graves daños en la ganadería, estimados en 185 millones de dólares.



El lanzamiento comercial de esta Vacuna Ultracongelada Monodosis Polivalente contra la Tristeza Bovina fue anunciado por Eduardo Delssín, director del INTA Resistencia –Chaco–, durante una conferencia de prensa realizada en esa unidad. También participó Manuel García Solá, el director general de Litoral Biológicos, la firma que mediante un convenio de transferencia tecnológica producirá y comercializar la vacuna con la marca “BIO JAJA”.



La vacuna fue habilitada por el Senasa a través del certificado 09-173/2009, luego de exigentes pruebas que se hicieron a partir de los requisitos impuestos por la Organización Internacional de Epizootias.



“Esta tecnología fue desarrollada por el grupo de Parasitología e Inmunología del INTA Rafaela, lo que permite transportarla a grandes distancias por lo cual se contempla la posibilidad de exportación”, expresó José Luis Spontón, director del Centro Regional del INTA en Santa Fe.




Es una vacuna viva para la prevención de las tres enfermedades y que debe ser utilizada en animales jóvenes –de 4 a 10 meses de edad-”, explicó Atilio Mangold del INTA Rafaela.
¿Por qué tristeza? “Porque cuando la vaca está enferma parece estar triste, tiene fiebre, está decaída, no come, tal como le pasa al ser humano”, describió.
 
Mangold subrayó que, como lo viene haciendo hasta ahora, “el INTA va a seguir fabricando la vacuna refrigerada, pero hay que usarla dentro de los siete días contados desde su fabricación, porque si no los parásitos se mueren y la vacuna pierde su efectividad”.



Con respecto al nuevo producto, Spontón añadió: “Se trata de un avance de importancia internacional, sobre todo para la ganadería en zonas tropicales y subtropicales, porque son enfermedades que tienen alto impacto fundamentalmente en las zonas de cría”.



Para García Solá, este lanzamiento “constituirá un aporte al desarrollo de la ganadería en el subtrópico verdaderamente revolucionario, que permitirá dar un salto cualitativo en el tipo de animales que se pueden introducir en nuestra zona infectada de garrapatas”.
 
Según Solá, la vacuna permitirá incrementar notablemente la productividad de la cría y disminuir la mortandad de animales en las regiones más afectadas por esas enfermedades.



El diagnóstico de estas enfermedades es rápido, sencillo y permite tomar la decisión correcta en el manejo de un brote. Esto es de suma importancia, ya que en los establecimientos ganaderos es común el tratamiento empírico y masivo, que genera excesivos e innecesarios costos de tratamiento.



La ocurrencia de brotes puede ser evitada mediante la correcta utilización de vacunas, las cuales brindan una sólida protección al rodeo aplicándolas sólo una vez en la vida útil del animal. Jornada
 
La vacuna BIO JAJA será presentada con una prueba de campo en el marco de las Jornadas Internacionales sobre Prevención de la Anaplasmosis y Babesiosis Bovina, que el INTA y Litoral Biológicos organizarán el 15 y 16 de abril, en el Salón Casa Blanca del Hotel Amerian de Resistencia –Chaco-.



Las jornadas contarán con la presencia del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación –Julián Domínguez–, el embajador plenipotenciario de asuntos agrícolas –Carlos Cheppi–, el gobernador provincial –Jorge Capitanich–, los ministros de la Producción de Chaco y Formosa –Enrique Orban y Raúl Quintana–, el presidente del INTA –Carlos Casamiquela–, el vicepresidente del Senasa y su director del Laboratorio de Sanidad Animal –Carlos Paz y Jorge Rodríguez Toledo, respectivamente–, especialistas internacionales e invitados especiales.



Detalles de la enfermedad



El “complejo tristeza” está compuesto por dos enfermedades: la babesiosis y la anaplasmosis bovina, que pueden presentarse juntas o separadas.



La tristeza del ganado bovino es una enfermedad típica de las zonas tropicales y subtropicales, que en el país abarcan aproximadamente 90 millones de hectáreas con una población de más de 10 millones de cabezas.



“En cuanto a la incidencia en el país, en un sentido económico estimamos que produce perjuicios a la ganadería argentina por más de 185 millones de dólares según un estudio económico realizado en 1994”, dijo Mangold.



La babesiosis es causada por Babesia bovis y/o Babesia bigemina y la anaplasmosis por Anaplasma marginale, transmitidos principalmente por garrapatas. Además, el Anaplasma es transmitido por insectos hematófagos (mosquitos, tábanos y moscas bravas), así como los implementos utilizados para ciertas prácticas de campo como castración, descorne o vacunación, entre otras.



“Son enfermedades cíclicas que dependen de los factores climáticos”, indicó, ya que las poblaciones de vectores como las garrapatas aumentan en verano y otoño, en coincidencia con los brotes de tristeza.



La similitud de algunos de sus síntomas clínicos amalgamó durante años a estas enfermedades. Por eso, el diagnóstico de laboratorio es el método más confiable para su diferenciación.



También explicó que, si bien alcanza a todos los bovinos, los terneros son más resistentes y en la mayoría de los casos son enfermedades leves. Sin embargo, cuando afecta al animal adulto, generalmente es muy grave y puede llegar a la muerte si no se tratan a tiempo.



Brotes en Corrientes



La incidencia de esta enfermedad en la ganadería argentina pudo observarse recientemente en la provincia de Corrientes, cuando en enero pasado experimentó un brote de estas enfermedades.



Según los registros del laboratorio de sanidad animal para los últimos años, la aparición de brotes de babesiosis y anaplasmosis no supera los tres o cuatro al comienzo del verano, llegando a un total de ocho o nueve en el otoño. Pero en ese primer mes de 2010, el número de brotes diagnosticados en el INTA ascendió de forma alarmante, llegando 25, con un 50% causado por B. bovis, el 46% por A. marginale y 4% restante ocasionados por B. bigemina.



Las mortandades registradas en estos brotes variaron en un rango de 5 a 90 animales, en el que las vacas preñadas y los toros fueron las categorías más afectadas.



Las condiciones climáticas contribuyeron a la aparición de estos brotes. La intensa e histórica sequía acaecida en el último año, seguida de un incremento en más de 100 mm en las precipitaciones medias mensuales para los meses de diciembre y enero, sumado a las altas temperaturas, propiciaron un ambiente favorable para la proliferación de garrapatas y dípteros hemotófagos como tábanos, mosca de los cuernos y otros.



A las pérdidas por mortandad también deben considerarse las ocasionadas por abortos, costo de tratamiento, disminución de todos los índices productivos, honorarios profesionales, etc. También debe sumarse el hecho de que sólo un pequeño porcentaje de los brotes son diagnosticados en laboratorios, lo que demuestra que la situación real es de mayor gravedad.



Con una mirada más regional, Spontón se refirió a las jornadas que se realizarán en Chaco como un espacio que permitirá “comprender cuál es la situación con respecto a estas enfermedades en Bolivia, Paraguay, Colombia, además de ofrecer recomendaciones para reconocer las enfermedades y saber cómo tratarlas, ya que requieren tratamientos diferentes”.



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas