SEGUINOS

POSADAS

Procedimiento terminó con policías agredidos y un patrullero dañado

El hecho ocurrió el viernes a las 11:15 horas, en momentos en que personal policial del Comando Eléctrico de la Unidad Regional X realizaba recorridas en el barrio Madariaga de Posadas, cuando a la altura de la intersección de las calles Teodoro Sánchez de Bustamante y Calle José María Serrano avistaron un vehículo marca Renault modelo 18 color rojo con dos ocupantes.

En ese instante, los uniformados vieron que un hombre salía del auto e ingresaba al domicilio que se encuentra ubicado justo en la intersección de las avenidas, cargando consigo un bulto que no se logró visualizar con precisión.

El sospechoso, al ver el móvil policial se dio a la fuga, como así también el vehículo en cuestión.  El joven fue alcanzado metros más adelante en la intersección en la calle 47-A, frente a la cancha del barrio.

Al proceder a identificar al joven, aparecieron ocho personas con machetes, piedras y  botellas, con las cuales comenzaron a agredir a los hombres de la fuerza, ocasionando la ruptura de un vidrio de la puerta lateral del patrullero, mientras que el joven involucrado propinó varios golpes de puño a un suboficial, para luego escapar rápidamente de la escena.

Ante dicha situación, superados en número y fuerza, uno de los policías realizaron un disparo con la escopeta reglamentaria con Cartucho AT (anti-tumulto Posta de Goma) en dirección al suelo para evitar que agredieran físicamente a los uniformados

Mientras  arrojaban piedras  desde el interior de la vivienda, se escuchó que los mismos proferían amenazas de todo tipo contra los agentes del orden.

Ante ello, los hombres de la fuerza solicitaron apoyo y se aguardaron instrucciones del juez de turno para ver pasos a seguir, quien dispuso que se repliegue el personal policial, y se radique la denuncia correspondiente por Resistencia a la Autoridad y Daño, y se efectúen las pericias de rigor.

Se recepcionó la denuncia en la comisaría 10º a un oficial integrante de la patrulla, con respecto al hecho en cuestión, y graves amenazas hacia su madre residente en la zona.

Posteriormente se tomó conocimiento que una mujer, María Esther, madre del joven involucrado (17) denunció comisaría 1º, que como consecuencia del  disparo efectuado por la Policía, su hijo habría resultado con lesiones leves posiblemente producto del rebote de la posta de goma disparada en la ocasión, por lo que tuvo que ser examinado por el médico policial de turno.

El Juzgado de Instrucción Nº7 dispuso que se eleve las actuaciones a consideración. En tanto que el Juzgado Correccional y de Menores Nº 2 dispuso que al menor se le notifique la instrucción de la causa por daños y amenazas.

Independientemente de la causa judicial, y a raíz de las agresiones sufridas y posterior denuncia formulada, a través de asuntos internos se investigará el correcto proceder de los uniformados y determinar o deslindar responsabilidades.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas