SEGUINOS

POSADAS

Proyectan sustituir importaciones de frutas tropicales por 34 millones de dólares

En el marco de un marcado impulso de los cultivos de frutas tropicales –principalmente bananas- que se da actualmente en el Norte argentino, con la asistencia técnica y mejoras tecnológicas adecuadas se podría alcanzar en los próximos tres años un incremento aproximado del 40 por ciento en la producción. Según estimaciones, ese salto redundaría en la creación de unos 5.000 puestos de trabajo y en la sustitución de importaciones por más de 34 millones de dólares. Uno de los logros de la Mesa Nacional de Frutas Tropicales fue el establecimiento de lazos técnicos y comerciales entre los productores, el sector público y los organismos de investigación y desarrollo regionales, como la Biofábrica de Misiones

El año pasado, la Argentina importó 394.881,3 toneladas de bananas, por un valor superior a los 102 millones de dólares. El principal origen de la importación es Ecuador, y en menor medida, también se importa este fruto desde Bolivia, Paraguay y Brasil.


La banana es la fruta de mayor consumo en el país. Cada persona incorpora a su dieta, en promedio, 12 kilos de esta fruta al año.


La producción actual de bananas en nuestro país es de 5900 hectáreas, repartidas en Salta, Formosa y Jujuy, y alcanza las 90.000 toneladas.


“Estamos buscando la disminución de la pobreza rural en el NEA y NOA argentino a través de posicionar un producto que es una realidad en nuestro país, con demanda sostenida, y que aumentando su producción se obtendrán logros en los que no se avizora un limite de crecimiento”, destacó Carla Campos Bilbao, Secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar.


Asimismo, aseguró que la iniciativa se proyecta “considerando no sólo un aumento de superficie cultivada, sino la incorporación de genética, la sanidad del cultivo y el manejo post cosecha. Es decir, un paquete tecnológico acorde para mejorar los rendimientos por unidad de superficie, generando eficiencia productiva y calidad del producto”.


La misma perspectiva de crecimiento existe para otras frutas tropicales que también poseen producción nacional, aunque un amplio porcentaje de lo consumido proviene de importaciones. Según datos de 2011, Argentina importó kiwis por 11.188.658 dólares, paltas por 8.482.307 dólares, ananás por 4.408.584 dólares y mangos por 1.482.293 dólares.


El total de importaciones de frutas tropicales alcanza las 425.986 toneladas por un valor de 128.322.822 dólares.


Por tratarse de cultivos intensivos, la producción de frutas tropicales posee un gran impacto positivo en la generación de mano de obra local.


Una hectárea de bananos, por citar un caso, requiere del trabajo de una persona durante todo el año para asistir las tareas de limpieza y cuidado de la plantación, y en épocas de cosecha (de agosto a mayo) se necesita de seis hombres por hectárea.


En los cultivos extensivos de las mismas zonas, sólo se precisa de una persona para el mantenimiento de 50 a 100 hectáreas.


Asimismo, una hectárea cultivada con papaya implica un bajo costo de desarrollo y, a partir de los siete meses de implementación, genera recursos para mantener a un productor y su familia.


Desde el área de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar se impulsó la creación de la Mesa Nacional de Frutas Tropicales, con el objetivo de definir acciones para lograr con este sector productivo la posibilidad de generación de empleo, inclusión social, ocupación territorial, impacto económico regional e ingresos genuinos para todos los actores de la cadena de valor.


Uno de los logros de la Mesa Nacional de Frutas Tropicales fue el establecimiento de lazos técnicos y comerciales entre los productores, el sector público y los organismos de investigación y desarrollo regionales, como el INTA de Yuto (Jujuy), el CEDEVA de Formosa y la BIOFABRICA de Misiones. En el segundo Encuentro de la Mesa, que se concretó la semana pasada en Salta, se acordó avanzar en la expansión y promoción de las frutas tropicales como recurso de las economías regionales del país.


El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que conduce Norberto Yauhar, brindará apoyo para fortalecer la capacidad de gestión de los productores, y financiamiento para implementar mejoras tecnológicas que favorezcan la calidad de la producción. Asimismo, se planteó la necesidad de promover la consolidación de espacios asociativos para los productores.


Con la asistencia técnica especializada, se han podido introducir variedades de bananas de otros países que ya se encuentran adaptadas a las condiciones de la zona; la adopción de mejoras tecnológicas está permitiendo obtener muy buenos rindes a los cultivos y un importante status sanitario de estas plantaciones, para evitar la entrada de plagas que son propias de otros países.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas