SEGUINOS

POSADAS

Puente Internacional: el ex delegado de Migraciones dijo que “las lanchas es un negocio para pocos”

En una nota de opinión, el ex delegado de Posadas de la Dirección Nacional de Migraciones, Juan Manuel Holz dijo escribió que “mucho se habla de utilizar el servicio de lanchas como opción para evitar demoras al cruzar la frontera entre Posadas y Encarnación, pero hay una realidad que deben saber”.

Relató que habilitar el transporte internacional por lanchas requiere un importante despliegue de personal en el Puerto de Posadas, siendo necesario designar a agentes de Migraciones, Aduana, Prefectura y Senasa para controlar todas las personas y cosas que ingresan y egresan del país, para lo cual hay que analizar en detalle toda la operatoria y así entender la viabilidad del proyecto.

 

Detalló que según información de la misma empresa que ofrece el servicio de lanchas, cada una de las 2 embarcaciones listas para operar tienen la capacidad máxima de 120 pasajeros, es decir que podrían transportar diariamente entre ambas lanchas un máximo de 2.880 pasajeros en un turno de 9 horas de servicio, siempre y cuando las condiciones climáticas permitan una navegación segura.

“Sepan que diariamente transitan por el puente aproximadamente 43.000 personas, por lo que 2.880 personas que crucen en las lanchas representaría en el mejor de los casos solamente un poco más del 5% del movimiento migratorio del puente, un número que evidentemente no causaría un impacto difererencial en los tiempos de espera que se pretende combatir”, explicó.

Señaló que ahora, para que operen las lanchas se van a necesitar sólo del lado argentino que se afecten como mínimo 15 agentes en Migraciones y otros 15 en Aduana, 10 en Prefectura y 4 en Senasa.
“Es decir, el Estado argentino debería disponer mínimamente de más de 44 agentes en el Puerto de Posadas, para que de igual forma no se resuelva en nada sustancialmente los tiempos de espera en el puente y solo sea beneficiada en toda la operación la empresa concesionaria del servicio”, argumentó.

“Sin lugar a dudas me animo a decir que habiendo un puente como el San Roque González de Santa Cruz, utilizar un servicio de lanchas como se pretende, es totalmente inviable y perjuicioso para el Estado argentino, pudiéndose utilizar todos esos recursos humanos y logísticos en dar mayor eficacia y celeridad al mismo puente con mayores casillas de inspección.

 

Por último dijo que hay solución al problema, “pero no dejemos que la urgencia nos haga tomar decisiones apresuradas que realmente nos terminen perjudicando como Estado argentino y beneficiando solamente a unos pocos”.

Descargar Semanario Seis Páginas