SEGUINOS

POSADAS

Puerta, la Biblia y el calefón

Acaso buscando una presencia mediática que le sigue resultando esquiva, el ex gobernador, presidente y actual diputado Ramón Puerta responde a una entrevista de la revista Hombre, admitiendo fama de play boy (¿?) pero también dando cuenta que su apego a las leyes lo impulsaron a salirse de la Casa Rosada. Va más allá todavía, asegura que en sus mandatos como gobernador Misiones fue casi un paraíso.

“En ocho años como gobernador, pude darle mejor calidad de vida a mi pueblo, el mejor índice de empleo, menores niveles de pobreza y de indigencia. Misiones figuraba entre las 10 provincias, sobre 24, mejor posicionadas en los indicadores socio-económicos. Hoy es 22 sobre 24”, dice sin el más mínimo atisbo de autocrítica. Lo que lleva a pensar que en estas “rosadas” visiones de su actividad política esté la razón última de aparecer en una revista light. Nadie cuestionará sus dichos, no habrá preguntas periodísticas ni repreguntas tales como privatizaciones, desempleo, pobreza, histórica deuda pública”.



 



Por cierto no fue quien inventó el estilo, al menos en la Argentina. Fue su mentor el ex presidente Carlos Menem el que entretuvo con pizzas y champagne, mientras el país se achicaba y Misiones también. Nación y provincia en la que “sobraban habitantes”: la desocupación y el subempleo preludiaron la crisis del 2001 –la peor de la historia del país-. La década del ’90 era ni más ni menos que un testimonio del Siglo XX Cambalache.



   

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas