SEGUINOS

NACIONALES

Quién le debe a quién: Misiones es la 8va economía pero la 17ma en coparticipación federal

El reclamo de la gobernadora María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano ante la Suprema Corte de Justicia, tribunal que a su vez pidió opinión a las demás Provincias. Y su reciente amenaza de que “enfrentará a todos” los que se opongan a su exigencia, agregó otra cuota de tensión en la distribución federal de los recursos nacionales tan desigual, como desigual es el desarrollo del país.

Justamente en su cuenta de Twitter, el director general de Rentas Miguel Arturo Thomas se preguntaba “quién le debe a quién” si se tiene en cuenta que  “la verdad es la siguiente: Misiones es la 8 economía en facturación. Pero somos la número 17 de las 24 jurisdicciones, en el reparto de los recursos federales. Es la única verdad (porque) es cuantificada y con certeza”.

Reflexiona en la red social el funcionario que los giros federales fueron del orden de los 50 mil millones de pesos “desde el periodo 1987 al 2016. Y no salimos a sacarle recursos a nadie”.

En otras palabras, Misiones aporta al país sus “recursos y reciben del país no más del 16 por ciento, con lo que ni siquiera se cubre lo que marcan las normas vigentes”. Por lo que demanda que lo mejor será que “ordenemos como manda la constitucionalidad. Nos devuelvan nuestras facultades delegadas. Allí veremos más claro y eficaz”.

Sostiene que ya es tiempo que “con gobernabilidad se corrijan” las injusticias y se ordenen para “abaratar costos fiscales y cumplir con las economías regionales”.

Advierte que “nos debemos con responsabilidad la distribución de los recursos de todos y en forma más equitativa. O las grietas serán más marcadas todavía”.

Antecedentes
 

La provincia de Buenos Aires promovió en agosto del año pasado una demanda contra el Estado nacional, a fin de que se declare la inconstitucionalidad de una cláusula de la Ley de Impuesto a las Ganancias que establece un tope de 650 millones de pesos anuales en la participación del 10 por ciento que la Provincia tiene en el producto del gravamen con destino al llamado “Fondo del Conurbano Bonaerense”.

Su presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación fue promovida por el propio gobierno del presidente Mauricio Macri, quien considera que la reparación debe provenir de la resignación de recursos por parte de las demás Provincias. En ese marco se inscriben las declaraciones de la gobernadora Vidal.

"Me voy a pelear con todos los que haga falta para defender a los bonaerenses", advirtió la Gobernadora, un día después de que los gobernadores del PJ convocaran al resto de sus pares no peronistas a acompañar la defensa de las arcas provinciales ante el reclamo de la mandataria.

Fue el ex gobernador Eduardo Duhalde quien consiguió la creación del Fondo de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense, financiado con el 10 por ciento de la recaudación del Impuesto a las Ganancias. Pero el Fondo era una excepcionalidad que debería haber regido por un tiempo determinado. 

Así en 1996 se le impuso un techo máximo de 650 millones de pesos anuales, distribuyendo lo que supera ese monto entre las demás Provincias. La conjunción del considerable aumento en la recaudación de ese impuesto y el tope han hecho que en 2015, la provincia de Buenos Aires sea la que menos dinero ha recibido por ese concepto. Pero sin esa barrera, el fisco bonaerense habría obtenido en 2015 unas 58 veces más que lo efectivamente cobrado, es decir unos 37.400 millones adicionales. Si hubiera recibido ese dinero, habría sido en desmedro del resto de las provincias: la situación hubiera sido claramente desventajosa para todos los argentinos, a excepción de los bonaerenses.

Ahora bien. Lo que parece no decirse en esta discusión es lo que no hace la Provincia de Buenos Aires, el distrito más rico y poblado del país. Son muchos los que consideran que su política fiscal es inequitativa. En 1984, el 36 por ciento de sus recursos provenían del impuesto inmobiliario, uno de los impuestos de mayor potencial progresivo. Hoy ese valor ronda sólo el 6 por ciento y tiende a reducirse aún más. Allí está escondido el bajo gravamen que se paga por la propiedad rural. Y ese Estado tiene grandes –muy grandes- extensiones de explotación agropecuaria; junto a las de medianos productores y a quinteros en el cordón verde del conurbano bonaerense.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas