SEGUINOS

POLITICA

Reclamos entre socios de Cambiemos con desconfianza y desaires

Como esos animales que huelen de lejos a su posible presa y comienzan a dar los pasos dirigidos hacia ese objetivo, así también parece que el radicalismo empezó a dar movimientos para tratar de marcar la cancha y ya inició, con la vista puesta en el turno electoral del año próximo, a reclamar a su principal socio político -el PRO- mayores espacios tanto en los lugares de decisión -para el caso de la gestión gubernamental a nivel nacional – como en las listas que presentará la alianza Cambiemos.

En ese escenario tan cambiante donde lo que ahora es mañana tal vez ya no lo sea se empezaron a acomodar las piezas del ajedrez político en la sociedad gobernante con la configuración de un discurso unívoco que se pergeñó en Mendoza con presencia de los principales dirigentes ucerreísta del país.

Contestes con esa premisa en Misiones la consigna ya se extiende como una mancha de aceite y se dejan escuchar voces reclamando puestos más expectantes en las listas legislativas y hasta se animan a exigir al menos el segundo lugar en la eventual fórmula para la Gobernación 2019-2023. Ya sea acompañando a -quien según el diputado macrista Jorge Ratier es el “candidato natural” – Humberto Schiavoni o a otro del mismo palo, como podría ser justamente el sucesor del actual presidente del PRO a nivel nacional en el principal sillón de la EBY.

Pero a la UCR misionera no le será tan fácil de obtener todo lo que reclama, como supuesto premio por acompañar al novel partido fundado por Macri -en comparación con la fuerza política que nació hace más de cien años- en forma dócil y sin alzar fuerte la voz ante medidas impopulares impulsadas por su socio en el poder a través de su representante parlamentario en el Congreso.

Como muestra de la “buena voluntad” el PRO concedió un espacio en una de las asesorías en el Senado a uno de sus adherentes salidos del tronco radical, con muchos años de militancia pero reprobado desde la conducción partidaria provincial por hacer rancho aparte con otro político renegado, esta vez desde el kirchnerismo.

Al radicalismo misionero no le quedará otra que acomodarse por detrás de quien resulte ungido desde la conducción de Cambiemos en Buenos Aires. Y hasta corre el riesgo de perder el premio consuelo de obtener el segundo lugar en el binomio que pretende llegar a la histórica casona de Félix de Azara. Es que si a nivel nacional no le permite el PRO completar la fórmula que encabezará Macri -ya a esta altura nadie niega que vaya por la reelección- a la UCR tampoco le quedarán esperanzas para los distritos provinciales donde el centenario partido está reducido a su mínima expresión.

La foto sacada en Puerto Iguazú donde se observa al Presidente de la Nación y líder del PRO junto a referentes provinciales de Cambiemos intenta mostrar un momento de confraternidad colegial, con figuras paradas e hincadas aglutinándose en torno al mandamás que supo juntar -no unir- el agua y el aceite.

El propio titular del PRO misionero y legislador comentó que los radicales “forman parte del gobierno y de las discusiones. Ocupan el lugar que les corresponde”. Pero al parecer sus socios no están tan contentos con ese espacio. “Está bien que cada partido aspire a un poco más, nadie está en contra de eso”, agregó Ratier para la tribuna. Se verá.