SEGUINOS

POLICIALES

Recomiendan anular procesamiento de un policía federal

La fiscal del Tribunal Penal 1 de Posadas, Liliana Picazo, sostuvo la apelación del procesamiento sin prisión preventiva que el juez de Instrucción dictó a un suboficial de la Policía Federal que mató a balazos a un joven delincuente que había ingresado en su propiedad -en el barrio Independencia, de Posadas- con fines de robo. La funcionaria judicial señaló en su dictamen que el caso debería encuadrar en la figura del homicidio simple y no en un exceso en la legítima defensa como lo hizo el juez Fernando Verón. Ahora el expediente será girado a los camaristas del Tribunal Penal 1, quienes tienen dos opciones: confirmar la resolución de primera instancia, o bien revocarla y pedirle al magistrado que dicte una nueva en base a las pruebas que existen en el expediente.

El procesamiento del suboficial Roberto Vega fue apelado por la fiscal Amalia Spinnato, quien argumentó que la cantidad de disparos realizados por el policía y el hecho de que haya modificado la escena del crimen pese a que sabía que no debía hacerlo fueron los argumentos esgrimidos para revisión de la resolución.



Para la fiscal, el hecho de que el policía haya recogido los casquillos de su arma reglamentaria le impidió a la Justicia establecer con certeza cómo se desarrolló el enfrentamiento entre Vega y el ladrón y también desde qué lugar el suboficial realizó los disparos.



El hecho ocurrió el 20 de julio pasado en la vivienda que el suboficial tiene en el barrio Independencia de Posadas. Cerca de las 3.30, cuando Vega descansaba en la vivienda, escuchó ruidos en el patio y vio por una ventana que una persona hurgaba dentro de su coche.



El policía salió armado con su pistola reglamentaria e intentó detener al ladrón, que resultó ser un joven conocido en la zona por su frondoso prontuario. El uniformado aseguró que el muchacho quiso agredirlo con una chuza, denominación que recibe un elemento punzante de fabricación casera. 



Vega efectuó al menos seis disparos con su pistola, cuatro de los cuales impactaron en el muchacho, que cayó muerto a una cuadra de la vivienda.



Para justificar el hecho de haber recogido las vainas servidas de su pistola, dijo que lo hizo con la intención de saber cuántos cartuchos le quedaban aún en el cargador, ya que al salir de su casa advirtió que una pareja hacía de “campana” del presunto ladrón al que sorprendió dentro de su coche.



Vega estuvo preso durante 46 días y fue excarcelado al ser notificado del procesamiento por el delito de “exceso en la legítima defensa”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas