SEGUINOS

POSADAS

Recordarán el bombardeo de Guernika

El 26 de abril de 1937 la unidad aérea alemana conocida como “Legión Cóndor” inició el bombardeo sobre Gernika-Lumo con el supuesto objetivo de destruir el pequeño puente de Rentería. Los aviones arrojaron todo tipo de bombas explosivas e incendiarias sobre el casco urbano y los cazas, volando a ras del suelo, ametrallaron a todas las personas que huían de la ciudad. El ataque duró casi cuatro horas y la ciudad quedó destruida. Lo precisó el Centro Vasco de Misiones Euskal Jatori.

Gernika fue un genocidio, una destrucción deliberada contra la resistencia que, con medios desiguales, oponían los vascos republicanos contra la ofensiva de las fuerzas de Franco y las fuerzas enviadas por Adolf Hitler y Benito Mussolini. El martirio de la ciudad vasca fue el prólogo a las destrucciones masivas que protagonizó la aviación nazi. Gernika fue el laborato-rio de estos métodos de la guerra relámpago que arrasaron Europa en el transcurso de la Se-gunda Guerra Mundial.


El hombre había perpetrado por vez primera en la historia un ataque aéreo masivo y sistemáti-co sobre una población civil indefensa y desde entonces nunca más dejó de realizar estas de-plorables acciones.


Cinco días después de la tragedia, un Pablo Picasso profundamente conmocionado comenzó a bocetar el enorme mural, que después se convertiría en la obra de arte emblemática del Siglo XX, el “Guernica”. En menos de dos meses terminó la obra, exhibiéndola en el pabellón es-pañol de la Exposición Internacional de París de 1937. El cuadro no retrata el acontecimiento en sí; más bien quiso expresar con él la violencia y crueldad del acontecimiento mediante la utilización de imágenes como el toro, el caballo moribundo, el guerrero caído, la madre con su hijo muerto y una mujer atrapada en un edificio en llamas. Pese a la complejidad de éstos y otros símbolos, y a la imposibilidad de dar a la obra una interpretación definitiva, el Guernica logró un aplastante impacto como retrato-denuncia de los horrores de la guerra.


      


 


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas