SEGUINOS

POSADAS

Recuerdan fundación de la Anunciación de Itapúa

El Equipo del Centro de Espiritualidad Loreto celebró la fundación de Anunciación de Itapúa e informó sobre la visita del corazón de San Roque González a la Diócesis de Posadas, en la segunda quincena de noviembre. En tanto, recordó que el 25 de marzo de 1615 el padre Roque González de Santa Cruz fundó Nuestra Señora de la Anunciación de Itapúa, en el lugar donde hoy se erige Posadas.

Sobre este nuevo pueblo escribió a sus superiores:
“… llegó el gobernador de esta Provincia, seis leguas más abajo de nuestra reducción Anunciación de Itapúa con deseos de vernos. Escribió una carta, y yo le fui a recibir con diez canoas en que iban los caciques, y le pidieron que viese su pueblo. Vino con cuarenta soldados, y antes de desembarcar se fue con mucha piedad a adorar y hacer reverencia a una cruz que habíamos levantado antes casi en el medio del gran río Paraná. Hízoles salva de arcabucería,… procuramos recibirlos con mucho amor, y hospedarles conforme a nuestra pobreza. El gobernador quedó muy agradecido y contento de la reducción porque como ya está grande y con sus calles, y el sitio es bueno dióle mucho gusto afirmando que no entendía que en tres meses se hubiera hecho tanto…” (Carta Anua de 1615)



Muchos padecieron en los primeros años de este pueblo, el Padre Roque y su compañero el Padre Diego de Boroa pasaron hambre y enfermedades; tuvieron que comer la hoja de la mandioca y otras hierbas de las que veían que se alimentaban los papagayos. Subsanaron la primera dificultad recibiendo ayuda de otros pueblos vecinos; las enfermedades provocaron muchas muertes. Las primeras cosechas no fueron suficientes para alimentar a todos los indios y muchos se retiraron a sus antiguas chacras. Fueron comienzos muy difíciles pero sin embargo cuatro años después en 1619 vemos partir al Padre Roque González hacia el Uruguay para misionar y  fundar en 1620 sobre este río la reducción de Nuestra Señora de la Concepción.



Años después la reducción de Anunciación se trasladó a la otra banda del río ubicándose en el lugar que hoy se conoce como “Plaza de Armas” en Encarnación. En cuanto a Roque González siguió misionando en las tierras del Tapé donde halló la muerte en el Caaró, en noviembre de 1628 junto con sus compañeros los sacerdotes Alonso Rodríguez y Juan del Castillo.
Tras la muerte de Roque, su corazón permanece incorrupto hasta nuestros días y se encuentran para su veneración en la Parroquia “Cristo Rey” de Asunción (Paraguay).



La reliquia del Corazón de Roque González de Santa Cruz visitará la Diócesis de Posadas entre los días 19 y 24 de noviembre,  y estará presente en la Peregrinación Anual a Loreto, Centro de Espiritualidad y permanente Peregrinación diocesano.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas