SEGUINOS

POSADAS

Repelieron intento de copamiento de la Seccional Segunda de San Vicente

Policías de la Seccional Segunda de San Vicente se tirotearon con varios hombres que pretendían ingresar por la parte posterior de la comisaría, aparentemente con intenciones de recuperar o al menos incendiar un coche que fue secuestrado el miércoles a la noche. Una hora después, la Policía pudo aprehender a dos hermanos oriundos de la ciudad y secuestraron un vehículo. El hecho ocurrió cerca de las 0.20, cuando los policías que estaban de guardia observaron el movimiento sospechoso de un Renault Megane y un Ford Galaxy que en varias oportunidades pasaron por la calle Florencio Sánchez, en el barrio Ex Alumnos, donde funciona la comisaría.

Los agentes notaron que uno de los coches era conducido por un hombre que se dedica al tráfico de cigarrillos paraguayos y presumiblemente marihuana, lo cual hizo suponer que algo estaba por suceder.



Los uniformados apagaron las luces de la dependencia y salieron a recorrer las inmediaciones ante la posibilidad de un intento de copamiento. Al llegar a la parte posterior de la comisaria, que da a una zona de montes, fueron atacados a balazos por un grupo de personas que aparentemente ultimaba los detalles para escalar el muro y así poder ingresar en el patio donde están los vehículos secuestrados.



Tras el intercambio de disparos -no hubo lesionados-, la Policía montó un operativo y una hora después capturó a dos hermanos de 41 y 28 años que se movilizaban en un Renault Megane por la ruta provincial 13. Una fuente policial indicó que el procedimiento se realizó cuando uno de los hermanos ascendía al Megane tras salir del monte donde se había internado el grupo que intentó copar la comisaría.



Los investigadores relacionaron la maniobra con el secuestro de un Renault Megane, procedimiento que se realizó el miércoles a la noche en la playa de una estación de servicios, luego que sus ocupantes escaparan en un Volkswagen Gol y dejaran el coche con las llaves puestas y las ventanillas bajas.



Ese auto, que tenía un fuerte olor a marihuana, había sido robado en Buenos Aires pero circulaba con una chapa patente de otro coche similar registrado en la provincia de Mendoza. Algunas fuentes no descartaron la posibilidad que el coche tenga alguna vinculación con el homicidio de Héctor Carballo, lo cual justificaría el intento de copamiento de la comisaría para recuperarlo o al menos incendiarlo para borrar cualquier evidencia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas