SEGUINOS

NACIONALES

Retocar ATN o impuesto al Cheque, las dos alternativas que barajan en las provincias

Más allá de lo electoral, la principal preocupación de las provincias está relacionada con la demanda iniciada por la provincia de Buenos Aires por la falta de actualización del Fondo del Conurbano.

En gobernaciones opositoras hacen dos análisis. Uno: que con buena cintura política, la Corte Suprema de Justicia esperará hasta después de las elecciones del 22 de octubre para dar a conocer una resolución. Dos: que cuando se expida, el Máximo Tribunal sostendría que el asunto no es judiciable y debe ser resuelto por la política.

Pero como pronóstico, puede fallar. Peor aun. Si se equivocan, una eventual sentencia de la Corte podría producir un enorme daño en sus arcas. Por eso, en varias gobernaciones trabajan en alternativas para suplir esa eventual perdida de recursos.

Aunque todavía no hay consenso sobre qué camino tomar, uno de los escenarios que se considera podría darse es que la Corte tome al pie de la letra el artículo 104 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, que es el que fijó en “$ 650 millones anuales convertibles” el Fondo del Conurbano.

El Máximo Tribunal, según interpretan en gobernaciones, podría considerar que como eran “convertibles” esos pesos deberían actualizarse al cambio de hoy. La cuenta da cerca de $ 11.500 millones.

Si ese fuera el monto que dejarían de recibir las provincias, el plan que tienen en mente en algunas gobernaciones es que los fondos que recibe el Estado Nacional y que componen los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) pasen a ser coparticipables y dejar de “repartirse arbitrariamente”.

El peor escenario que manejan es que la Corte ordene la eliminación del tope del Fondo del Conurbano.

En una planilla excel que circula entre ministros de Hacienda de provincias opositoras se proyecta que en 2018 la recaudación total del impuesto a las Ganancias sería de $ 635.000 millones en 2018.

Que a la Provincia le corresponderían, de no estar congelado el monto, $ 63.500 millones, pero que si se lo mantiene igual recibiría $ 650 millones. Y que el excedente de $ 62.850 millones es lo que se repartiría entre 22 distritos.

Esa fortuna es la que temen perder. Para Córdoba y Santa Fe, siempre según las proyecciones que figuran en esa planilla, significarían más de $ 7.000 millones en 2018.

Para Chaco, casi $ 4.000 millones. Para San Juan, unos $ 2.600 millones, equivalentes a casi dos presupuestos anuales para la construcción de viviendas.

Si esos recursos que reciben las provincias se viesen afectados, la alternativa que manejan en varias gobernaciones es ir por un nuevo esquema en la distribución del impuesto al Cheque.

Se estima que este año ese gravamen recaudará casi $ 165.000 millones (70% va directo al Tesoro Nacional y el 30% restante se coparticipa, 17% va a las provincias y 13% a la Nación).

Un esquema compensador en el que se piensa en algunas gobernaciones es que se siga coparticipando el 30% del impuesto al Cheque, pero que la tajada del Tesoro se reduzca al 30%. Y que el 40% vaya a las provincias que no reciben fondo del Conurbano. Dicen que la “compensación” sería casi exacta. Es improbable que la Casa Rosada acepte pasivamente algo así.

Entre paréntesis: el propio impuesto al cheque también es materia de disputa judicial. Varias provincias tiene demandas en la Corte porque consideran que es “inconstitucional” la forma en que se distribuye lo que recauda. (clarin.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas