SEGUINOS

Opinión

Sacrificando los biocombustibles en el altar del libre mercado  (Por Mgter. C.A. Ortíz )

De prácticamente la nada, de producir muy poco, en muy breve lapso de tiempo pasamos a estar entre los tres mayores productores y exportadores de biocombustibles del mundo .

Aunque los muy desinformados clasemedieros “Don Pepe” y “Doña Rosa”, que se desinforman con los profesionales de la incomunicación pública, no tengan ni idea de tan importante tema, pues no entra en las conversaciones de comadres; aunque “la gente bien” de esa particular clase media – media, o media alta, “que se cree” par de la oligarquía a la que imita en gestos y “pensamientos” pero no en capacidad económica ni influencias reales en el poder, no sepan nada del tema, o tal vez pretendan minimizarlo; aunque los muy cerrados mentales patrioteros de bandera de mentes pre y “pro” formateadas seguramente no tengan ni idea del tema; lo real es que la hasta hace poco floreciente y fuerte industria de los biocombutibles, está hoy en una severísima crisis, a consecuencia del cerrado proteccionismo de Europa y EEUU, que eran los principales mercados de exportación de nuestros muy competitivos biocombustibles.

De prácticamente la nada, de producir muy poco, en muy breve lapso de tiempo pasamos a estar entre los tres mayores productores y exportadores de biocombustibles del mundo.

Ese notable salto cuantitativo y cualitativo se impulsó y concretó en el anterior gobierno, acorde a las medidas de economía keynesiana, con un Estado Nacional activo, presente, promotor del desarrollo y con clara vocación industrial.

Por caso, no es lo mismo exportar soja en bruto, que exportar un derivado industrial, más aun cuando se trata de un bien estratégico, como lo son los energéticos en general, y los biocombustibles en particular.

Pero en el comercio internacional, la muletilla del “libre comercio” no es más que otra de las tantas mentiras en las que se basa el liberalismo económico; doctrina muy promocionada “hacia afuera” por las grandes potencias económicas e industriales, pero nunca practicada “hacia adentro”, pues todas esas grandes potencias alcanzaron ese estatus en base a fuerte intervencionismo estatal y elevado proteccionismo, casi siempre semi encubierto. Es decir, precisamente lo opuesto a lo que predican. Podríamos analizar uno por uno y en profundidad los casos de Gran Bretaña (cuna de la Primera Revolución Industrial, lograda en base al fuerte rol rector del Estado, que puso en práctica exactamente lo opuesto a lo“predicado” por Adam Smith), de EEUU, Francia, Alemania, Bélgica, Japón, Corea delSur, China, Rusia (incluso en la actual Era Putin, en nada comunista), etc.

Claramente el mundo es proteccionista, aunque declame “libertad decomercio”. En ese contexto, la apertura comercial extrema y la eliminación de todas las trabas a las operatorias de especulaciones financieras, implementadas nuevamente por la actual Argentina manejada bajo la férula de los mismos neoliberales que destrozaron la economía en los años ’90, no solo es una política suicida, ¡es simplemente estúpida!, y los desastrosos indicadores macroeconómicos actuales lo prueban irrefutablemente (aunque los mercaderes de la información lo oculten o maquillen, para que muchos desconozcan este Titanic  en plena marcha de colisión con múltiples témpanos gigantescos, que es hoy la Economía Argentina.

Las trabas a nuestras exportaciones de biocombustibles, muy competitivas por precio y calidad, comenzaron en España, claramente como una vengativa medida, dolidos por la reestatización parcial de YPF, medida soberana que corrigió en parte la venta a precio vil de nuestra petrolera estatal, consumada en los años ’90.

Rápidamente, bajo las mismas falaces acusaciones de “dumping” (o sea de vender a precios subsidiados, lo cual es falso, pues sucede simplemente que nuestros costos de producción de biocombustibles son mucho menores que los EEUU y UE), las trabas a nuestras exportaciones nos cerraron –proteccionismo mediante-, el acceso a nuestros principales mercados compradores.

Con un Estado Nacional activo y proteccionista de nuestros derechos como país soberano, en el período gubernamental precedente, se hicieron fundados reclamos, no solo a los países que nos cerraron sus mercados con falsas acusaciones de dumping, sino a la OMC (Organización Mundial de Comercio), y por cierto se obtuvieron resultados, que en ese campo son siempre trabajosos, enredados y casi siempre concretables en el mediano plazo (más de un año).

Ahora en cambio, con “los campeones del libre cambio” de la CEOcracia neoliberal en el poder, y con el cerrojo informativo casi total, casi nadie sabe que Macri pretende minimizar el tema, diciendo que “es una cuestión entre privados”.

¡Mentira!, es un tema estratégica en el que el Estado Argentino, si tuviera dignidad, patriotismo y sentido de Defensa de los Intereses Nacionales, debe intervenir inmediatamente, incluso denunciando el caso a la OMC, lo cual incomodaría a esas países que forman el bloque de poder de las Potencias Atlantistas, las mismas que intentan imponer a cualquier costo el neoliberalismo salvaje, doctrina político económica que busca desarticular y anular todo poder de decisión soberana en todo el “resto” del mundo.

Algunas pocas publicaciones especializadas, pese a ser promotoras del actual nocivo modelo económico, no pudieron dejar de mencionar que el actual contexto de proteccionismo cerrado de EEUU y la UE, contrastando con la suicida apertura total y ausencia de acciones del Estado Argentino, llevarán al colapso total, y posiblemente a la extinción casi absoluta, del que fue uno de los rubros industriales más dinámicos de nuestra economía.

Y eso claramente también perjudicará “al campo”, o sea a la oligarquía campera vinculada al cuasi monocultivo sojero. Pero la ceguera estratégica de la oligarquía tradicional es un mal muy arraigado en ese cerrado y excluyente sector socio económico, desde siempre mucho más preocupado por cercenarles derechos elementales a sus peones y a todo el pueblo argentino, que por tan siquiera ponerse a analizar temas cruciales como este, que conciernen a los Intereses Nacionales.

Prueba irrefutable de eso –entre tantas otras por acciones perpetradas desde 1852 en adelante por la excluyente SRA (Sociedad Rural Argentina) y similares-, es el silencio e inacción total en el tema, del Ministro Etchevehere, que parecería mucho más preocupado por cobrar subsidios y “bonos” especiales, que por trabajar en favor de los Intereses Estratégicos Argentinos y por nuestro pueblo todo, hoy excluido y llevado a los empujones de tarifazos, bajas de salarios y jubilaciones reales, a la desocupación masiva y creciente y miseria generalizada; bajo cuyo contexto general claramente “sobramos” 25 millones de argentinos, sino más.

Para los desinformados y desmemoriados citados en el primer párrafo, se les recuerda que Etchevehere cobró casi un millón de pesos en concepto de un subsidio del Banco Nación, que debería haber sido para pequeños empresario rurales afectados por las inundaciones, no para la oligarquía campera; y hace escasos días, la SRA le pagó un “bono” por las supuestas “pérdidas” que le significó dejar su cargo de presidente de la SRA, para pasar a ser Ministro del ramo.

¡Y casualmente, ese bono se pagó casi al tiempo que el mega sector sojero se benefició con la quita total de retenciones a las exportaciones de soja!

Cero de ética pública, clara operación –ya clásica del macrismo- de ministros atendiendo de los dos lados del mostrador. Y otra poda a los ingresos del Estado Nacional, quitando cargas impositivas a los poderosos, mientras a los jubilados se les quitan brutal e impiadosamente, parte de sus miserables jubilaciones.

¡Pero los colonizados mentales no lo ven, y los patrioteros de bandera siguen con las mismas concepciones mentales erróneas y lesivas a la soberanía, que los caracterizaron desde “la fusiladora” (1955) en adelante, y en particular en el nefasto “proceso” (1976), y ni se dan cuenta que se reeditan las medidas de los años ’90, que nos llevan a pasos forzados hacia la disolución nacional!

Y en ese contexto, ciertas “progresías” tan llenas de doctrinas foráneas marxistas o anarquistas, vuelven a demostrar estar faltos de doctrinas o principios que –como debería ser- prioricen el Interés Nacional.

(*) MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas