SEGUINOS

POSADAS

Salarios en paritarias, una “sintonía fina” que no admite excesos

La paritaria docente comienza en vísperas de la reanudación de las clases, una cercanía con el ciclo lectivo que muchos ven como otra señal de la presidenta CFK en aquella reconversión relativa a la “sintonía fina” y a su explícita decisión de gobernar para los 40 millones de argentinos, no dejándose presionar ni tironear por sector alguno a favor de intereses de unos en detrimento del conjunto.



Así le ponía freno a las ambiciones desmedidas de algunos sectores que intentaron una y otra vez condicionar al Gobierno tratando de imponer su poder político, sindical y económico. Un caso paradigmático fue el del jefe sindical Hugo Moyano, tanto como las advertencias públicas a las petroleras y banqueros, e incluso a algunos sectores políticos internos del mismo espacio de Gobierno.



 



Justamente el sector docente es uno de los que más poder adquisitivo recuperó con las recomposiciones salariales de los últimos años. Sin embargo, todavía hay grupos que mantienen actitudes extorsivas, anticipando paros o directamente el no inicio de las clases.



 



No parecen haber advertido que CFK está decidida a profundizar en este segundo mandato, para el que obtuvo el respaldo del 545 de los votos, el  modelo de redistribución de la riqueza iniciada en el 2003.



 



 



En ese marco no hay intención oficial de aceptar condicionamientos en paritarias nacionales o provinciales de un sector como el docente, con salarios más altos que otros trabajadores privados y públicos. La balanza no se puede inclinar a favor de unos en detrimento del conjunto. La decisión no se cambiará más allá que se pierdan otra vez algunos días de clases.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas