SEGUINOS

POSADAS

Salud mental, de la terapéutica a una nueva cobertura legal

El Proyecto de Ley de Salud Mental que contó en el Congreso de la Nación con un amplio respaldo de todos los bloques políticos y que según sus autores ubicará al país entre los más avanzados en la materia, a la vez promueve la interdisciplina, la desinstitucionalización y la promoción de dispositivos alternativos de atención, adecuándolos a los tratados internacionales de Derechos Humanos firmados por la Argentina y que significará el fin de los denominados manicomios y neuropsiquiátricos. El proyecto tiene media sancion de la Camara de Diputados de la Nacion, ahora aguarda su tratamiento en Senadores el proximo 24 de noviembre. En Misiones hay un hospital dedicado al tratamiento de personas con problemas mentales, el “Dr Ramon Carrillo“, que actualmente cuenta con 47 internados.

Al mismo tiempo en la provincia esta funcionando el Programa de Salud Mental, con el objetivo de tratar de detectar a pacientes con enfermedades mentales y que hagan el tratamiento correspondiente en hospitales o centros de salud, como en el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramon Madariaga” donde hace más de un mes estan atendiendo esta problemática y por dia unas 150 personas aproximadamente concurren con cuadros de depresion, angustia, psicosis y otros trastornos mentales.  


Esta Ley se debatió durante tres años y contó con apoyos y aportes provenientes del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), la OPS (Organización Panamericana de la Salud) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación, el Consejo Federal Legislativo de Salud, el Foro de Desmanicomialización, referentes académicos y de asociaciones de usuarios y familiares y además toma lo mejor de algunas leyes provinciales pioneras en la materia y otras que hoy están en debate.


Sobre los derechos reconocidos por el Estado a las personas con padecimientos mentales, la ley enumera, entre otros, el de a ser acompañado antes, durante y luego del tratamiento por sus familiares, otros afectos o a quien la persona con padecimiento mental designe.
 
También se destacan el derecho a que en el caso de internación involuntaria o voluntaria prolongada, las condiciones de la misma sean supervisadas periódicamente por el Órgano de Revisión; Derecho a poder tomar decisiones relacionadas con su atención y su tratamiento dentro de sus posibilidades; Derecho a recibir un tratamiento personalizado en un ambiente apto con resguardo de su intimidad, siendo reconocido siempre como sujeto de derecho, con el pleno respeto de su vida privada y libertad de comunicación; Derecho a no ser objeto de investigaciones clínicas ni tratamientos experimentales sin un consentimiento fehaciente y el Derecho a que el padecimiento mental no sea considerado un estado inmodificable.


Creación de un Órgano de Revisión


La norma también crea un Órgano de Revisión en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación con el objeto de proteger los derechos humanos de los usuarios de los servicios de salud mental.


El mismo deberá ser multidisciplinario, y estará integrado por representantes del Ministerio de Salud de la Nación, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, del Ministerio Público de la Defensa, de asociaciones de usuarios y familiares del sistema de salud, de los profesionales y otros trabajadores de la salud y de organizaciones no gubernamentales abocadas a la defensa de los derechos humanos.


Entre sus funciones se destacan la de requerir información a las instituciones que permita evaluar las condiciones en que se realizan los tratamientos. Y también podrá evaluar que las internaciones involuntarias se encuentren debidamente justificadas y no se prolonguen más del tiempo mínimo necesario, pudiendo realizar las denuncias pertinentes en caso de irregularidades y eventualmente, apelar las decisiones del Juez”.


Internación


Uno de los puntos más interesantes de este proyecto según destacaron los legisladores es el que se relaciona con la internación.


Sobre este punto el artículo 14 dispone que la internación es considerada como un recurso terapéutico de carácter restrictivo, y sólo puede llevarse a cabo cuando aporte mayores beneficios terapéuticos que el resto de las intervenciones realizables en su entorno familiar, comunitario o social. Debe promoverse el mantenimiento de vínculos, contactos y comunicación de las personas internadas con sus familiares, allegados y con el entorno laboral y social, salvo en aquellas excepciones que por razones terapéuticas debidamente fundadas establezca el equipo de salud interviniente.


La internación debe ser lo más breve posible, en función de criterios terapéuticos interdisciplinarios, indica el artículo 15 y luego se establecen los requisitos para la internación como la evaluación, diagnóstico interdisciplinario e integral y motivos que la justifican con la firma de al menos dos profesionales del servicio asistencial donde se realice la internación.


La persona internada bajo su consentimiento podrá en cualquier momento decidir por si misma el abandono de la internación, se dispone luego como otra de las novedades de esta legislación.
 
Y en cuanto a la internación involuntaria se establecen, entre otros requisitos, el dictamen profesional del servicio asistencial que realice la internación  con la firma de dos profesionales de diferentes disciplinas y un informe acerca de las instancias previas implementadas si las hubiera.
 
No más manicomios


Otro de los aspectos más importantes de la ley se encuentra contenido en el artículo 27 que elimina los neuropsiquiátricos: Queda prohibida por la presente ley la creación de nuevos manicomios, neuropsiquiátricos o instituciones de internación monovalentes, públicos o privados. En el caso de los ya existentes se deben adaptar a los objetivos y principios expuestos, hasta su sustitución definitiva por los dispositivos alternativos. Esta adaptación y sustitución en ningún caso puede significar reducción de personal ni merma en los derechos adquiridos de los mismos.
 
En su lugar, el siguiente artículo explica que las internaciones de salud mental deben realizarse en hospitales generales. A tal efecto los hospitales de la red pública deben contar con los recursos necesarios.
 
Cifras


En la Argentina existen 54 instituciones con internamiento crónico: 1 colonia nacional; 11 colonias y 42 hospitales psiquiátricos provinciales. La cantidad de personas internadas en instituciones públicas estatales es de alrededor de 21.000 (14.000 en colonias y 7.000 en hospitales psiquiátricos. (Fuente: Inadi)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas