SEGUINOS

POSADAS

Salud Pública asiste a niña con leishmaniasis visceral de Candelaria

Desde Vigilancia Epidemiológica informaron que una niña de 7 años, oriunda de Candelaria esta siendo tratada en el Hospital Pediátrico Dr. Fernando Barreyro por leishmaniasis visceral.

La paciente presenta hepatoesplenomegalia (Hígado y Bazo agrandados), desnutrición y pancitopenia (células sanguíneas disminuidas), se informó oficialmente. Tiene además como antecedentes una patología de base que estaba siendo controlada en el mencionado nosocomio. Ya se inició la medicación (entregada por Salud Pública). Desde el Ministerio se dio aviso a la zona sanitaria y al municipio de Candelaria, se añadió.

Ante esta situación la cartera sanitaria recuerda que la tenencia responsable de los perros y los cuidados domiciliarios para evitar la propagación del Lutzomyia longipalpis (caracha-í), mosquito que transmite la leishmaniasis, son fundamentales para frenar el avance de la enfermedad en Misiones. Por ello dichas medidas deben aplicarse todos los días, de esta manera no sólo logramos disminuir el riesgo de contagio, sino que además evitamos la proliferación del vector.
La leishmaniasis visceral afecta el hígado, el bazo, los ganglios y otros órganos. Los signos clínicos son fiebre de larga duración, anemia, pérdida de peso y debilidad progresiva.



Medidas de prevención



Vigilancia Epidemiológica, dependiente de la Subsecretaria de Salud, recordó que una de las recomendaciones principales es mantener permanente la limpieza de los terrenos y baldíos, evitando la acumulación de hojas secas, porque a diferencia del vector que transmite el dengue y la fiebre amarilla, “el caracha-í deposita los huevos en sustancias orgánicas en descomposición y en ese sentido no hay una forma especial de buscar las larvas”.

En el caso de tener mascotas, las mismas deben estar protegidas con la pipeta repelente de mosquitos para evitar que sea picado por el mosquito transmisor; y por otro lado, hay que tratar de que los perros no estén deambulando en la vía pública. “Los perros son el reservorio principal de la leishmaniasis visceral, por eso tenemos que ser responsables en torno a la tenencia de los mismos”.
Por ello, desde la cartera sanitaria se insta a la población a extremar los recaudos en el cuidado de los perros para disminuir el riesgo de contagio de la enfermedad.

Entre las principales medidas de prevención están:
• Eliminar la presencia de mosquitos en la vivienda (utilizando repelentes para insectos, pastillas, insecticidas, colocando mosquiteros o telas metálicas en aberturas).
• Destruir todo posible criadero de la larva. Erradicar hojarascas y malezas de los alrededores de las viviendas, localizar y desechar envases vacíos o recipientes inservibles, fumigar.
• Utilizar camisas de manga larga y pantalones en el caso de transitar por zonas con mosquitos
• Asear cuchas o sectores donde habitan los perros y evitar que sean picados por insectos.
Por otra parte, la cartera sanitaria recuerda a la población que asista al Centro de Atención Primaria (CAPS) u Hospital más cercano ante la presencia de los siguientes síntomas:
• Fiebre prolongada
• Desgano
• Pérdida de peso
• Agrandamiento de órganos
A su vez sugiere a los dueños de mascotas acudir al veterinario y estar precavidos ante los siguientes signos: Caída del pelo especialmente alrededor de los ojos y las orejas; Fatiga e inactividad; Adelgazamiento; Seborrea escamosa y Crecimiento de las pezuñas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas