SEGUINOS

POSADAS

San Pedro: una joven confesó ser la que apuñaló a la mujer embarazada

Una joven de 19 años se presentó en la mañana de este viernes en el Comando Radioeléctrico de San Pedro y admitió ser la persona que el martes al mediodía atacó con un cuchillo y un machete a Nancy Cristina Licus, una mujer que a causa de las heridas sufridas perdió un embarazo de cinco meses. La sospechosa reside a unos dos kilómetros de la vivienda de la víctima, en el paraje San Alberto y mantenía una relación amorosa con la pareja de Licus. El martes en horas del mediodía, Oscar Mengelsdorf halló a su nuera Nancy tendida en la cama con numerosas heridas de arma blanca en la zona abdominal y el cuello, situación que denunció cerca de las 17.00.

La víctima alcanzó a contar que había sido atacada por una mujer desconocida que la sorprendió dentro de su casa. La agresora había llegado armada con un cuchillo y un machete. Licus intentó defenderse pero fue gravemente herida y casi murió desangrada. Las lesiones sufridas en la zona abdominal provocaron la muerte del bebé que llevaba en su vientre.



En la mañana de este viernes, Silvia Kenka (32) y su hija Rosana Batista (19) fueron a atenderse en el Hospital de San Pedro. En un determinado momento la joven salió del centro asistencial y se dirigió al Comando Radioeléctrico, que se halla a pocos metros. Allí contó que fue ella quien atacó a la mujer del paraje San Alberto.



Ante esta situación, junto a su madre fue llevada a la Comisaría, donde Kenka admitió que no sabía nada de lo ocurrido, pero recordó que el martes en horas de la mañana su hija había desaparecido y recién retornó en horas de la tarde.



La supuesta agresora mostró una lesión cortante en una de sus manos y dijo que fue producida durante un forcejeo con Licus, a quien no conocía.



Batista, que sufriría algún tipo de retraso mental, contó que mantenía una relación amorosa con Leonardo, el marido de Licus. Y que el joven le dijo en una oportunidad que si lo quería tanto debía matar a Nancy para que ellos pudieran estar juntos.



La jovencita juró que no conocía a la concubina de Leonardo Mengelsdorf y tampoco sabía que esperaba un hijo de éste.



Para dar credibilidad a sus dichos -la declaración en sede policial carece de validez jurídica-, Batista le dijo a la Policía dónde había escondido el machete usado en el hecho.


Tras conocerse el ataque y ante la hipótesis de un crimen pasional, la Policía de San Pedro había demorado 12 horas a Leonardo para que revelara la identidad de las mujeres con las que mantenía relaciones amorosas, pero el joven negó tener amantes. Ahora los investigadores intentan establecer si con esa negación intentó proteger a Batista o si fue el autor intelectual del ataque.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas