SEGUINOS

POSADAS

Satisfacción de muebleros misioneros por participación en la Movesul 2012

“Durante este viaje los industriales misioneros pudieron recorrer, hacer negocios, apreciar la calidad y la forma de trabajar de sus pares. Fue realmente una experiencia muy productiva”, señaló el vicepresidente del Iplyc, José Cura, a su regreso de la mayor Feria de Muebles de América Latina – Movelsul 2012- realizada recientemente en la localidad brasileña de Bento Gonçalvez, en el Estado de Río Grande Do Sul. Para Jorge Mudri, de la localidad de Mado, fue una “experiencia interesante, muy buena. En la visita a las fábricas pudimos comprobar la calidad, el diseño, resultó llamativo el panorama de cómo trabajan, cómo terminan los productos”. Miriam Schmidt, de Campo Grande, dijo que el viaje fue “muy productivo. Vimos técnicas y conductas de trabajo que se pueden implementar acá en lo que respecta a lustres y terminaciones”.

Destacó la labor del gobernador (Maurice) Closs y del titular del Iplyc, Eduardo Torres, al “confiar y darnos la oportunidad de viajar al vecino país para apreciar el desarrollo de este polo mueblero que es tan importante y del que participaron 51 países mostrando toda su producción”.


Comentó que en la ciudad de Gramado visitaron dos fábricas de grandes dimensiones y pudieron dialogar con el presidente del Sindicato de Muebleros, que es uno de los empresarios más grandes en producción de muebles de esa ciudad. “Nos hizo conocer todo el proceso, desde el inicio hasta el mueble terminado, lijado, pulido, con tinta, laca. Tienen una vasta experiencia. Pudimos ver maquinaria italiana y de otras industrias, además de las fabricadas por brasileños. Se trata de objetos manuales, caseros, utilizados para realizar los distintos tipos de lijados en terminaciones especiales para que el mueble salga con calidad y buena terminación”.


“Fueron dos días de mucho trabajo. Los viajeros volvieron muy satisfechos, con muchas ganas de trabajar y de hacer muebles”, aseguró Cura, al tiempo destacó que “algunos pudieron concretar operaciones comerciales, lo que nos pone contentos ya que este proyecto se inició hace pocos meses”.


El funcionario adelantó que ahora resta concluir el montaje de la planta de tinta, laca, lustre y empaque, que estará emplazada al ingreso de la ciudad de Apóstoles, y que una vez finalizada la obra “los proveedores podrán iniciar la entrega de la mercadería en crudo para que se hagan las terminaciones y así enviarla al país. “Estimamos que a fines de abril estaremos lustrando y empacando para que en mayo salgan las ventas”, dijo.


Añadió que “estamos elaborando las órdenes de compra para que el mueble llegue lo antes posible. Ya estamos presentes en el NEA y el NOA, y dispuestos a entrar a Buenos Aires. En breve nos reuniremos con representantes de Tiendas Falabella para que sea esa empresa la que se encargue de la distribución y venta de los muebles de Misiones a través de Iplyc Familia Confort en toda Capital Federal”.


Sostuvo que las repercusiones “fueron positivas, el viaje fue productivo. En pocos meses vamos a comenzar a ver los resultados y nuestro sueño es que dentro de cuatro años todas las industrias misioneras puedan ser idénticas o mejores que las brasileñas que pudimos ver para que Misiones sea un polo industrial maderero y que la madera salga con todo el valor agregado para todo el país y países vecinos”.


 


Experiencia extraordinaria


El director de Cooperativas, Daniel Martínez Di Pietro, acompañó a la delegación, y explicó que “esto responde a un ambicioso y auspicioso programa de Gobierno que generó una gran expectativa y predisposición de comprender la necesidad de que lo producido por los misioneros integre la cadena productiva con el agregado de valor en un proceso de alta industrialización, con tecnología de punta, que permita elaborar productos y venderlos en una etapa final”. Dijo que en el caso de la madera como materia prima “era una realidad absolutamente injusta e inequitativa que mucho dinero que podía quedar en manos de los misioneros, quedó a mitad de camino. Era una picardía. Hasta que el gobernador Closs, con muy buen criterio de las autoridades del IPLyC SE, afianzó y consolidó esa estrategia de fortalecer esta idea de que el trabajo de la madera sea elaborado y concluido en su etapa final en una fabricación industrial a alta escala, con producción de muebles de calidad, a un precio justo, que permita que todo lo que salga de la provincia sea con ese valor agregado. Y lo estamos logrando”.


Sostuvo que a esto hay que agregar que el IPLyC SE con un programa de incentivo a la producción y elaboración de la materia prima, “permite tener esperanzas de hacer inversiones en tecnología, maquinaria, infraestructura y en capital de trabajo. Con estos recursos bien orientados y administrados con transparencia, seriedad, confianza, capacidad de gestión y conocimiento de información adquirida, asesoramiento técnico y recursos, creo que en breve vamos a ver un beneficio grandísimo en la provincia. La idea es trabajar fuerte en atender una demanda creciente local, nacional e internacional de productos de alta calidad a un precio razonable”.


Respecto al viaje recordó que “fue una experiencia extraordinaria donde los muebleros participaron de un evento de nivel internacional, con la posibilidad de acceder a información de importancia, de interés para el sector, para investigar sobre el tema, hacer contactos, quedando abierta la posibilidad de hacer negocios porque a las empresas de Brasil le interesa la producción que realiza la provincia. Volvimos entusiasmados y percibimos que estamos en condiciones de llegar al nivel de las empresas grandes y exitosas”.


Al visitar las distintas empresas “me llamó la atención que hay un 50% de hombres y otro 50 de mujeres, y apreciamos que ellas son tan calificadas, responsables, competentes y serias en el trabajo como los hombres. Quisiera ver la realidad en nuestras empresas donde las mujeres tengan una mayor participación en el proceso productivo y en la distribución de la riqueza y los ingresos”.


 


Inyección de optimismo


Para Jorge Mudri, de la localidad de Mado, fue una “experiencia interesante, muy buena. En la visita a las fábricas pudimos comprobar la calidad, el diseño, resultó llamativo el panorama de cómo trabajan, cómo terminan los productos”.


Calificó como “fructífero” el relacionamiento con los colegas misioneros “ya que intercambiamos ideas, problemas. Este tipo de viajes enriquecen también en este aspecto. Fue importantísimo. Tuvimos un trato diferente entre nosotros, más allá de la importancia del viaje”.


Mauro Markovic viajó junto a su hermano Mario, con quien posee un emprendimiento en la localidad de Leandro N. Alem. Comentó que “regresamos con muchas expectativas de exportar, trajimos contactos. El viaje fue óptimo, sumamente positivo. Este tipo de ferias te abre la mente en cuanto al diseño. Visitamos dos fábricas, más grandes de las que tenemos en la zona. Si bien se utilizan otros elementos, como la melamina, también se aprecian muchos muebles macizos”.


Luis Carlos Batista Meneses, encargado de ventas de los muebles de Iplyc Familia Confort, consideró que “si se quiere se pueden hacer cosas grandes. En lugar de vender muebles, se vendía madera, y eso es algo que nunca tuvo que haber pasado. La idea es que todo lo que salga sean muebles y con excelentes terminaciones”.


“Estimo que vamos a tener fábricas importantes dentro de dos años. Ahora tienen pocos empleados, pero más adelante serán proveedoras de fuentes de trabajo. La idea es cambiar el pensamiento. Misiones se puede convertir muy pronto en un polo mueblero, y este es el momento de actuar”, agregó.


Para Miriam Schmidt, de Campo Grande, el viaje fue “muy productivo. Vimos técnicas y conductas de trabajo que se pueden implementar acá en lo que respecta a lustres y terminaciones”. Además, el encuentro sirvió para intercambiar opiniones con los colegas de la provincia. “Hablamos con otros carpinteros respecto a la manera de trabajar de cada uno, fue propicio para aunar criterios, ver las técnicas que usan, todo en pos de ayudar al rendimiento de la producción”, señaló, mientras puso de manifiesto el rol de la mujer en la actividad. “En Brasil hay muchas mujeres dentro de las fábricas porque tienen mejor mano para las terminaciones. Acá, por el momento, las vemos en los trabajos finales de las obras del Iprodha, pero a medida que crezcamos no dudamos en ir incorporando mano de obra femenina”.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas