SEGUINOS

POSADAS

Se le cayó una escopeta e hirió a su compañero de robo

Un chico de doce años que junto a dos cómplices desvalijaron una casa, resultó gravemente herido cuando una de las escopetas que sustrajeron se cayó al suelo y disparó accidentalmente. El hecho ocurrió a la madrugada del martes en el barrio 2 de Febrero de Candelaria y en un primer momento los precoces ladrones aseguraron que habían sido atacados por un desconocido.


El hecho ocurrió cerca de las 2.00 cuando dos chicos de doce años y uno de 17 ingresaron en la vivienda de Víctor de Simón, de 69 años, de donde se llevaron una caja de pesca, cañas y reeles, una garrafa, una bicicleta, artículos de cocina, dos escopetas calibre 32 y 20, además de unos 200 cartuchos.


 


Uno de los menores fabricó con un cable una correa para cargar al hombro el arma, pero imprevistamente ésta se soltó y al impactar contra el piso se disparó, lesionando en ambos pies a uno de los menores.


 


El chico fue llevado hasta su casa por sus cómplices, que aseguraron que habían sido atacados en un sector oscuro. La historia real comenzó a conocerse a la mañana cuando De Simón radicó una denuncia por el robo.


 


La Policía encontró todas las cosas en una vivienda en construcción ubicada a 100 metros del lugar del robo y uno de los adolescentes terminó confesando que en realidad ellos fueron los autores del hecho y que se había disparado accidentalmente una de las escopetas.


 


El chico de doce años que resultó herido fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital de Pediatría y ahora los médicos evaluarán si quedará con algún tipo de secuela. Por lo pronto, deberá guarda reposo durante más de 90 días.


Fuentes policiales indicaron que los tres menores –quedaron bajo la custodia de sus padres- ya cometieron otros robos similares en Candelaria.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas