SEGUINOS

NACIONALES

“Seguiremos hasta encontrar una chapa al menos”, dijo la esposa del electricista del ARA San Juan

Griselda Alvarenga permanece en Chapadmalal junto a otros familiares de los 44 tripulantes del submarino desaparecido en noviembre del año pasado en aguas del Atlántico Sur. Es la esposa del misionero Jorge Ortíz. En declaraciones exclusivas a C6Digital relató que el Ara San Juan tuvo otros percances previamente a aquella fecha. Comentó que con su esposo son padres de un varoncito de dos años a quien la familia trata de no profundizar en detalles sobre la ausencia del electricista. “No me pregunta cosas y no se habla mucho del tema, cuando sea más grande sí le voy a explicar y contar quién era su papá, qué hacía y qué pasó. Pero por ahora no”, expresó.

“Tenemos más preguntas que respuestas, si yo hubiera sabido que esto (por la desaparición del submarino) iba a pasar, le escondía la llave”, afirmó Alvarenga, quien nació en Posadas y desde hace ocho años vive en Mar del Plata. “Acá ya no me queda más nada, nuestras familias están en Misiones”, refirió.

La mujer destacó que se trata de 44 “héroes” padres, hijos, esposos, que fueron a hacer su trabajo y no volvieron. En la tripulación también estaba la única mujer submarinista, la también misionera Eliana Krawczyk (oriunda de Oberá).

Sostuvo que las cuentas de los servicios siguen llegando pero por ahora el Estado Nacional se hace cargo de pagarlos pero adelantó que en tres meses “cuando se largue la presunción de fallecimiento, eso se va cortar”.

Alvarenga destacó que la gente se sigue solidarizando. “Nos sentimos muy apoyados, tanto en Argentina como de afuera”, señaló. Agregó que en días de Navidad y Año Nuevo submarinistas de Estados Unidas realizaron una colecta y ese monto enviaron a los familiares.

“Nosotros vamos a seguir de pie hasta el final, hasta que se encuentre una chapa. Hasta que se encuentre” el submarino desaparecido en el Sur argentino.

En este sentido, los familiares abrieron una cuenta de caja de ahorro del Banco de la Provincia de Buenos Aires para el depósito de dinero en pesos y también en dólares. El propósito es reunir fondos que permitan la posibilidad de continuar con la búsqueda de la embarcación y contratar buques con tecnología de punta.

“El Estado está y no está. Nos prometieron muchas cosas. Seguimos como el primer día”, lamentó la esposa de Ortíz.

Descargar Semanario Seis Páginas